Iniesta y su depresión: "Abrazar a mi esposa era como abrazar una almohada"

Iniesta y su depresión: "Abrazar a mi esposa era como abrazar una almohada"

| 2022-10-27

| Fede Peris

"Perdía las ganas de vivir y el mejor momento del día era cuando tomaba las pastillas y me acostaba", así describe Iniesta la depresión que sufrió cuando falleció su amigo Dani Jarque.

Andrés Iniesta vivió en 2009 una etapa crítica en su vida, coincidiendo con el fallecimiento de su amigo Dani Jarque a causa de un infarto. Poco se supo entonces de su situación, pero ahora lo explica en el podcast The Wild Project.

La muerte de Dani Jarque, con solo 26 años, sumió a Andrés Iniesta en una profunda depresión. Fue en el verano de 2009, poco después del Iniestazo der Stamford Bridge que llevó al Barça a la final de Roma, en donde lograría su tercer título europeo, y un año antes del Iniestazo de Sudáfrica, en donde España conseguiría el título mundial con un gol suyo en la final ante Holanda.



Próximo a anunciar su retirada y a volver a Barcelona y quién sabe si al FC Barcelona, Andrés Iniesta recuerda desde Japón esos días dramáticos que marcaron su vida: "Cuando estaba luchando contra la depresión, el mejor momento del día era cuando tomaba mis pastillas y me acostaba. Perdí las ganas de vivir. Abracé a mi esposa, pero era como abrazar una almohada. No sientes nada".

"Puedo tener todos los coches del mundo, pero..."

Iniesta necesitó ayuda profesional y aún hoy en día acude a terapia: "Sigo yendo a terapia porque necesito arreglarme conmigo mismo. Me gusta escuchar a los profesionales hablar sobre enfermedades mentales y depresión. Con el tiempo, la vida te enseña que la depresión y las enfermedades mentales pueden afectar a cualquiera. No se trata de cosas materiales. Puedo tener todos los coches del mundo y todo lo que quiera, pero aun así es difícil enfrentar los problemas de la vida".



El futbolista manchego, que tantos días de gloria dio al Barça, ya empieza a preparar su regreso a la ciudad condal. En 2018 fichó por el Vissel Kobe japonés y en 2021 prolongó su contrato hasta 2023, con un salario de 25 millones de euros anuales. 

A sus 38 años, Iniesta piensa en su retirada y en volver a casa. Mantiene contacto permanente con su amigo Xavi Hernández y sabe que tiene las puertas del Barça abiertas para regresar cuando quiera. A Xavi le encantaría tenerle a su lado para encarar los problemas del vestuario del primer equipo. Iniesta las ha vivido de todos los colores y su aportación basada en la experiencia siempre será bien recibida.



Comenta con Facebook