Ronaldinho hace méritos para ser despedido del Barça

Ronaldinho hace méritos para ser despedido del Barça

| 2022-10-23

| Fede Peris

El comportamiento de Ronaldinho como embajador del Barça, a sueldo, es inaceptable en un momento en el que el club azulgrana no puede regalar el dinero a nadie. Ni siquiera a Ronaldinho.

Ronaldinho, un mito del barcelonismo que vivió sus mejores momentos con la camiseta blaugrana hasta llegar a alcanzar el Balón de Oro, ejerce ahora de embajador del Barça en el mundo y no hace más que acumular méritos para ser despedido.

300.000 euros anuales hasta 2027 por ser embajador

Ronaldinho estuvo en la cárcel hace unos años y Josep Maria Bartomeu se apiadó de él ofreciéndole un contrato de 300.000 euros anuales hasta 2027 para ejercer de embajador del Barça en el mundo. De esta manera, la leyenda blaugrana podría cubrir sus necesidades económicas de forma holgada.



Se fue Bartomeu y Laporta no incluyó a Ronaldinho en su lista de despidos del Barça. No hay que olvidar que Ronaldinho fue el responsable de los grandes éxitos deportivos en su primera etapa presidencial (también de los fracasos de los años de autocomplacencia). Pero Laporta no olvida que Ronaldinho puso en marcha el círculo virtuoso y condujo al Barça a los éxitos a través de su "Jogo bonito".

El enamoramiento de Laporta con Ronaldinho llegó a tal punto que negoció con él, en su época de futbolista, un contrato vitalicio de manera que jamás se desvincularía del club y tendría siempre ingresos garantizados. Eso fue poco antes de que Ronaldinho cayera en picado en su rendimiento y se dedicara a la buena vida dejando el fútbol en un segundo plano. Y el Barça lo pagó con dos temporadas en blanco antes de que Ronaldinho fuera traspasado al Milan, en donde arrastró su nombre en el fútbol profesional europeo.



Motivos para el despido

Una vez retirado y nombrado embajador del Barça, Ronaldinho solo ha dado motivos para ser despedido. Y más en un momento en el que el Barça no puede permitirse el lujo de derrochar el dinero. De hecho, su nómina entra dentro de la masa salarial exagerada que tantos quebraderos de cabeza le está dando al Barça.



La última travesura que ha hecho Ronaldinho con el Barça es ningunear a Gavi en la votación del Trofeo Kopa, en el que votaron grandes estrellas del pasado, también él. En su condición de embajador del Barça votó por Camavinga (Real Madrid), Gravenberch (Ajax, Bayern Múnich) y Bukayo Saka (Arsenal). Este es el grado de compromiso de Ronaldinho con el club que le da de comer. Es decir, que si hubiera dependido de Ronaldinho, Gavi no habría ganado el Trofeo Kopa.

Otros exjugadores, como Luis Figo, que es considerado non grato en el Camp Nou, no tuvo inconveniente en votar en primer lugar a Gavi, dejando a Camavinga el segundo puesto y al portugués Nuno Mendes tercero.



El desplante del "embajador" Ronaldinho hacia el Barça no es una novedad. El pasado año acudió como invitado de honor del PSG al partido de Champions que enfrentó en el Parque de los Príncipes al PSG con el Leipzig. Ronaldinho, pese a ser embajador del Barça, se paseó por el césped del campo parisino con la bufanda del PSG repartiendo besos al público y al escudo de la entidad parisina, mostrando su felicidad porque Messi juegue en el PSG.

Ronaldinho es libre de repartir sus preferencias por quien le dé la gana. Pero el Barça también lo es de rescindir su contrato si no hace bien su trabajo. Laporta ya sufrió la caída en picado de Ronaldinho como jugador, arrastrando al Barça al fracaso. Ahora vuelve a ser víctima del brasileño en su faceta de embajador del club. Al presidente blaugrana no le ha temblado el pulso para despedir en las últimas horas a tres ejecutivos del departamento de comunicación por no ser lo suficientemente palmeros con él. Lo de Ronaldinho está al caer. La situación económica del club no permite regalar dinero a nadie. Ni siquiera a Ronaldinho.

El cargo de "embajador" del Barça le obliga a algo más que a ponerse la camiseta del Barça para jugar partidos de veteranos.

 

Comenta con Facebook