El Barça llora en los despachos lo que no ha sabido defender en el campo

El Barça llora en los despachos lo que no ha sabido defender en el campo

| 2022-10-16

| Carlos Muñiz

Jordi Cruyff reclama una pena máxima a Lewandowski y culpa al penalti y no al Real Madrid del resultado final del partido de 3-1.

A perro flaco todo son pulgas, sostiene el refrán. En este caso el perro flaco es el Barça. Con un pie y medio fuera de la Champions League, como ya sucedió el pasado año, en el que no fue capaz de superar la fase de grupos, hoy ha empezado a perder también LaLiga.

Y como suele suceder en el Barça, nadie asume la responsabilidad (solo Xavi de forma simbólica, como un formulismo que obliga al entrenador a entonar el mea culpa), pero en el Barça no hay lugar para la autocrítica. La culpa de sus fracasos siempre es de los demás.



Xavi ha reclamado al árbitro la expulsión de Vinicius por protestarle en la cara cuando ya tenía una amarilla. Y Laporta cometió la bajeza más inmoral que puede cometer un presidente, bajando a la caseta del árbitro a pedir explicaciones al árbitro. Todo muy penoso.

Y hasta Jordi Cruyff, novato en estas lider, se ha sumado a las quejas de su amo, el que le ha conseguido un puesto de trabajo muy bien remunerado ejerciendo de secretario técnico:



 "El equipo tiene que aislarse y cuando te caes, hay que levantarse". Y luego ha añadido: "el 1-0 ha sido duro, ya te rompe un poco. Y el Madrid anima a su propia afición. Nos ha hecho jugar con urgencias y dar más espacios".

El hijo de Johan Cruyff ha recordado que "el fútbol son las dos áreas. Tienes que defender fuerte y aprovechar lo que tienes arriba. Si no lo haces acostumbras a perder a pesar de tener la posesión".



Cruyff se ha sumado a la petición de Laporta de protestar un supuesto penalti a Lewandowski que, según ellos, pudo cambiar la suerte del partido: "Lo normal es que al menos se mire la jugada. Nos sorprende, pero que no sirva de excusa. No quiero que eso parezca el argumento de nuestra derrota", dijo.

Jordi admitió que "ha habido un momento que sin crear mucho peligro hemos llegado a ultimo tercio del campo. El 2-1 nos ha dado moral y fe de poder rascar algo, pero el penalti, el 3-1, ha acabado el partido". 



 

Comenta con Facebook