Al Barça se le queda mal cuerpo a tres días de la visita del Inter

Al Barça se le queda mal cuerpo a tres días de la visita del Inter

| 2022-10-10

| Pedro Riaño

A Lewandowski se le puede pedir que marque 40 goles, pero no los 80-100 que se esperan del equipo a lo largo de la temporada.

El Barça ganó al Celta por 1-0 y las alarmas se han disparado en el Camp Nou. Porque esto es el Barça y no basta con vencer, hay que convencer. Y este Barça no convence, aunque sea el mejor en LaLiga: líder, con siete victorias y un empate y más goles que nadie y menos goles encajados que los demás aspirantes.

Esto no es el Real Madrid: ¡Hay que jugar bien!

Xavi, que conoce el Barça mejor que el propio presidente, sabe que su equipo circula en la dirección equivocada. Esto no es el Real Madrid, en donde los lideratos o los títulos son suficiente para obtener el reconocimiento público. Aquí, además de eso, hay que jugar bien.



A diferencia del Real Madrid, el Barça necesita jugar bien para alcanzar los titulos. Y el Barça de Xavi no está jugando bien en un momento muy delicado en el que se está ventilando su continuidad en la Champions League o volver a la Europa League. El pasado año Xavi ya recorrió ese camino, pero no se le podía hacer responsable de una herencia que no era suya.

Ahora Xavi ha despedido y fichado a su gusto (él personalmente), tiene la plantilla que quería y ya no valen excusas. El Barça tiene que ganar al Inter sí o sí. Y para ganar necesita jugar bien, algo que parece muy complicado en los últimos partidos, en los que no ha anotado Lewandowski y del Barça ha mostrado sus miserias.



Si no marca Lewandowski no hay party

Si no marca Lewandowski no hay party en el Barça. El problema es serio, porque a Lewandowski se le pueden exigir 40 goles, pero no los 80-100 que se esperan de este equipo a final de temporada. Y salvo el polaco, aquí nadie está por la labor de marcar. Ayer tuvo que ser Pedri quien resolviera la papeleta. Hemos pasado de la dependencia hacia Messi a la de Lewandowski. Y sigue sin haber equipo.

Lo más preocupante es el relato de Xavi, que tanto en Milán como anoche, tras el Barça-Celta, parece haber identificado el problema. Pero no le pone solución. Y el miércoles no puede haber dudas. Hay que ganar, sí o sí. Xavi tiene crédito, pero no ilimitado. En su misma situación, líder en LaLiga y vivo en Europa, Ernesto Valverde fue cesado. Su Barça no jugaba bonito. Y lo de anoche fue una pesadilla para el barcelonismo. El Barça ganó 1-0 en el Camp Nou al Celta echando mano de los comodines Ter Stegen, postes y pérdida de tiempo al final. 



No era eso lo prometido después de formar una plantilla de película a palancazos. Han traído a Lewandowski saltándose sus propios mandamientos (contratos de un año a mayores de 30 años) y luego no lo utilizan. Si van a seguir jugando al toquecito prohibiendo los centros a la olla, Lewandowski está de más. A lo mejor hubiera sido suficiente con mantener a Jutglà (otro error histórico de los actuales gestores). 

Es responsabilidad de Xavi poner a sus jugadores como motos

Xavi no tiene tiempo, debe reaccionar de forma inmediata. Es el entrenador el que debe poner a sus jugadores como motos para comerse al Inter. Y estos jugadores salieron ante el Celta a pasar el rato cumpliendo el expediente. Y jugando así, andando, no derrotarán al Inter, que tampoco es nada del otro mundo, ni siquiera mejor que el Celta, pero que se cerrará atrás y pondrá problemas.



Quizá haya llegado el momento de plantearse la sagrada e innegociable filosofía de juego del Barça, que es el mismo que hace treinta años con Johan Cruyff en el banquillo. El fútbol ha evolucionado y las normas de los noventa son ahora demasiado previsibles para los rivales. 

Xavi tiene crédito, pero no ilimitado. Por nombres, cotización y salarios, el Barça es infinitamente superior al Inter. Ahora toca demostrarlo sobre el césped. Las joyas de la abuela están ya todas vendidas y el Barça no se puede permitir el lujo de empezar de nuevo. 

Comenta con Facebook