Las desgracias del Barça con los árbitros en Europa tienen nombre: Pol Van Boekel

Las desgracias del Barça con los árbitros en Europa tienen nombre: Pol Van Boekel

| 2022-10-05

| Fede Peris

El responsable del VAR en el Inter-Barça es el mismo que miró hacia otro lado en Múnich cuando Davies derribó a Dembélé dentro del área.

Una serie de coincidencias desenmascaran a la UEFA y su posible interés por perjudicar al Barça, como club directamente vinculado a la proyectada Superliga. 

Los árbitros deciden los resultados del Barça

El Barça ha disputado tres partidos en la presente edición de la Champions League y ha perdido dos de ellos. El primero, Barça-Viktoria Plzen, se resolvió con un claro 5-1 ante el que poco o nada podían hacer los árbitros. Pero en Múnich y Milán sí podían influir en el resultado y lo hicieron.



En Milán hubo tres jugadas clamorosas que los árbitros resolvieron en contra de los intereses del Barça: el gol anulado a Pedri por una mano involuntaria de Ansu Fati, el penalti no señalado a Dumfries por idéntico motivo y una entrada de Çalhanoğlu sobre Busquets que, reglamento en mano, debió costarle la expulsión y no la tarjeta amarilla que le mostró el árbitro.

Para el Barça llueve sobre mojado, porque en el anterior partido disputado en Múnich, con derrota por 2-0, tampoco el árbitro señaló como penalti un derribo flagrante de Davies sobre Dembélé dentro del área.



Van Boekel, non grato para el Barça

¿Y qué tienen en común los dos partidos? El responsable del VAR, Van Boekel, que parece abonado al Barça en su papel justiciero de buscarle la ruina al equipo azulgrana. Y para acabar de rizar el rizo, Van Boekel es el mismo que no quiso intervenir en una manos dentro del área de Kean en la ida de los octavos de final que enfrentó al Barça con el PSG.

Y ya puestos, Van Boekel también estaba en el VAR cuando en la última Eurocopa femenina, y durante el España-Inglaterra, con resultado favorable a España, no entró a valorar un claro codazo que recibió Irene Paredes en el gol del empate inglés.



Demasiadas coincidencias como para hablar de mala suerte. En todo caso, se trata de una mala suerte preparada e instrumentalizada. Ya es casualidad que sea siempre el mismo el que toma las decisiones que perjudican al FC Barcelona y, puntualmente, a la selección española.

 



 

 

Comenta con Facebook