Los valores del Real Madrid: Los canteranos copian el mal ejemplo de Vinicius

Los valores del Real Madrid: Los canteranos copian el mal ejemplo de Vinicius

| 2022-09-19

| Fede Peris

Los jugadores del Real Madrid Castilla también celebran con bailecitos burlones sus goles. La provocación va impresa en el ADN blanco.

Debe ir también impreso en el ADN del Real Madrid: el arte de provocar. Eso es lo que se desprende del comportamiento de Vinicius Tobías e Iker Bravo, jugadores del Castilla, que se marcaron un bailecito para celebrar un  gol.

Los nuevos valores de Iker Bravo

El Real Madrid Castilla, que está realizando un pobre inició de temporada, ganó en el campo de San Sebastián de los Reyes por 1-5 y a sus jugadores no se les ocurre otra cosa que celebrar los goles con bailecitos. Especialmente penoso resulta el comportamiento de Iker Bravo, formado en la cantera del Barça, en donde no le enseñaron esta manera de comportarse que pone en duda su deportividad.



Pero parece que en el Real Madrid está de moda eso de provocar y burlarse del contrario cuando las cosas salen bien. Y los mismos medios que en su momento criticaron ferozmente a Neymar por comportamientos similares son los que ahora defienden a Vinicius, que ha creado escuela en el Real Madrid y parece que los jóvenes del fútbol base están obligados a aprenderse sus lecciones de dudosa deportividad y educación.

De hecho, ya durante la etapa de Cristiano Ronaldo los mismos medios aplaudieron sus demostraciones de chulería y egoismo, limitando sus críticas a lo que hiciera o dejara de hacer Neymar. Es el doble rasero de un aparato de propaganda sin  más principios que el de hacer sonar las palmas con el Real Madrid.



Pero si en el filial ya hacen estas cosas hay motivos más que sobrados para pensar que la burla y la mofa van incluidas en el ADN madridista, en donde no existe la figura de Carles Puyol, el gran capitán del Barça, que paró un conato de baile de Dani Alves y Thiago Alcántara en el campo del Rayo Vallecano para celebrar un gol. Sería mucho pedir que en el Real Madrid existiera un Carles Puyol para poner orden ante el desbarajuste de déficit de educación que existe en sus equipos.

Qué pena que Iker Bravo haya caído en la tentación se convertirse en un vulgar imitador de Vinicius. Pero cada uno enseña lo que sabe, y lo que mejor sabe hacer Vinicius es bailar. 



Y luego se sorprenden de que Vinicius despierte tanta animadversión entre los defensas y aficiones contrarias. Recoge lo que siembra.

 



Comenta con Facebook