Laporta no consigue arreglar el Barça y peligra el fichaje de Ferran Torres

Laporta no consigue arreglar el Barça y peligra el fichaje de Ferran Torres

| 2021-12-20

| Redacción MB

Laporta no ha hecho los deberes reduciendo la masa salarial y LaLiga pone pegas a la inscripción de Ferran Torres.

Ya ha superado la revisión médica, pero Ferran Torres no ha firmado por el Barça. Estaba prevista su presentación para el día de hoy, pero se ha suspendido. El estado de las cuentas del club no permiten su fichaje.

¿Dónde están las medidas imaginativas que prometio Laporta?

La culpa, por supuesto, es de la situación financiera que dejó Bartomeu y de los efectos de la pandemia. Pero Laporta lleva casi diez meses gobernando el club y no aparecen por ningún lado las medidas imaginativas que prometió para salvar el club.



Las medidas consistieron en despedir a Messi y Griezmann sin ingresar nada a cambio y en fichajes a coste cero. No aparecen los patrocinadores prometidos ni las nuevas vías de negocio para generar más ingresos. Aún así, el Barça se ha embarcado en las aventuras sucidas de Florentino Pérez declarándole la guerra a la UEFA y la Liga Profesional.

La absurda renuncia a un crédito de 300 millones

El vasallaje a Florentino Pérez ha llevado a Laporta a renunciar a un crédito de casi 300 millones que la Liga de Fútbol Profesional regalaba al Barça a través de CVC y que le hubiera venido muy bien al club para tapar agujeros. Pero Florentino Pérez le ha prohibido a Laporta aceptarlo. Seguramente pensando en lo mejor para el Real Madrid y lo peor para el Barça.



La situación es tan dramática que hasta ha sido necesario inflar el crédito reclamado a los bancos para las obras de remodelación del Camp Nou pasando de 600 millones a 1.500 millones. Todo muy extraño.

Fuentes próximas a la directiva confirman la decepción que está causando la gestión de Ferran Reverter como vicepresidente económico. Le colocó en la junta su jefe en Audax Renovables, José Elías, para cuidar del aval depositado para que Laporta pudiera ser presidente. Pero la nueva normativa ya no exige avales, ni renovarlos en las mismas condiciones, y se da por seguro que Reverter, el admirador de Florentino Pérez, desaparecerá de la directiva en los próximos meses.



El que debía arreglarlo dimitió a las 24 horas

Se echa de menos a Jaume Giró, el hombre fuerte en la parcela económica de la candidatura electoral de Joan Laporta, que incluso delegó en él los debates en campaña referidos a la parcela económica. Laporta salió elegido y al día siguiente Giró se fue. La versión de Laporta es que sus actividades particulares le impedían aceptar el cargo porque debía pasar mucho tiempo en Londres. No podía ser vicepresidente económico del Barça, pero sí conseller en la Generalitat.

Cuentan que Giró tardó 24 horas en darse cuenta de que no iba a pintar nada en una junta en la que sólo iban a contar los hombres de confianza de Laporta, los amigos de toda la vida, entre los que él no se encontraba.



La cuestión es que no se aprecian síntomas de recuperación en el Barça. Se mantienen las viejas costumbres de movilizar a 29 personas próximas al presidente para un viaje de placer a Arabia o la tradición de tirar de VISA en los mejores restaurantes de la ciudad para que los que mandan puedan regalarse auténticos festines gastronómicos. Pero a nadie se le ha ocurrido una sola fórmula para poder inscribir a Ferran Torres.

El City ya se imaginaba que el Barça no podria fichar a Torres

El acuerdo es total. Con el City y con Ferran Torres, pero la normativa de LaLiga impide inscribirle porque la directiva no ha hecho los deberes. No ha limpiado la plantilla, como pidió Koeman y pide Xavi, la masa salarial sigue disparada aún sin Messi y sin Griezmann y el club se arriesga a hacer un ridículo mayúsculo. El ridículo de intentar fichar a un jugador y no poderlo inscribir.

Se entiende la postura del Manchester City. Ferran Soriano, que algo sabe de este negocio, no ha abierto la boca para anunciar el traspaso de Ferran Torres porque duda y mucho de que el Barça lo pueda fichar.

Y en eso está Laporta, intentando negociar algun privilegio con LaLiga para evitar el ridículo. Vamos camino de un año de mandato y no se atisba una sola medida que permita mirar el futuro con optimismo. Y seguimos esperando la llegada de los patrocinadores prometidos, una película de reestreno que recuerda al cuenta chino que Laporta montó con los chinos.

 

 

Comenta con Facebook