Por esto se quiere ir Mbappé: Salen a la luz las juergas de Messi y el descontrol del vestuario del PSG

Por esto se quiere ir Mbappé: Salen a la luz las juergas de Messi y el descontrol del vestuario del PSG

| 2021-12-31

| Redacción MB

El PSG es una jaula de grillos en la que Mbappé no es feliz. Está harto de las tensiones, envidias y privilegios que se viven en la plantilla del club parisino.

Francia está en estado de shock desde que el diario L´Equipe ha decidido destapar las miserias del vestuario del PSG. Mucho descontrol, juergas, celos, envidias, clanes, privilegios y tensiones internas. Se entiende que Mbappé quiera huir por piernas del PSG. Eso no es un club, es una jaula de grillos.

Las miserias del PSG

Nasser Al-Khelaiffi ha perdido la batalla. Ha querido juntar en el vestuario del PSG a lo más florido de la élite del fútbol y no ha sabido controlar un gallinero que se le ha ido de las manos. Ahora son las estrellas las que mandan en el club, algo que no es novedoso en el Barça, en donde ya sucedió lo mismo con varios de los protagonistas de la actual movida que vive el PSG.



Y ha sido L´Equipe, un medio local, quien ha destapado las miserias del vestuario parisino. Messi y Neymar se han hecho con el mando y la ascendencia del presidente o del director deportivo sobre el grupo es absolutamente nula. Y Mbappé está harto. Intentará ganar la Champions League antes de acabar su etapa en el PSG, pero no se ve allí en el futuro. Ese vestuario es una olla a presión en donde mandan las estrellas y cada uno va a su bola.

El presidente tiene los días contados

Clanes, envidias, privilegios... Es lo que puede pasar cuando uno se empeña en acumular cracks por metro cuadrado. La gestión de los egos no es fácil. Y en el PSG menos. Nasser Al-Khelaiffi, el administrador del negocio, tiene los días contados. El descontrol que reina en el club ha llegado a oídos del dueño del club, el emir Tamin Al-Thani, que tomará decisiones drásticas para imponer el orden en su propiedad.



El informe de L´Equipe denuncia la desgana con la que Neymar se toma los compromisos institucionales del club a los que está obligado a acudir. Tarde, mal y a desgana. A veces ni se presenta, aunque no falla a las fiestas nocturas de los locales de moda que el propio PSG se encarga de silenciar.

La cogorza de Messi después de ganar el Balón de Oro

También recuerda L´Equipe la cogorza de Messi y sus amigos después de acabar la noche del Balón de Oro en una sala de fiestas cerrada para ellos hasta altas horas de la madrugada.



Al día siguiente, ni él ni su colega argentino Paredes se entrenaron con normalidad. Tenían gastroenteritis. Y el resto de la plantilla se lo tomó muy mal, porque conocía la versión real que nada tenía que ver con la oficial.

Los clanes hacen y deshacen a su antojo

Y Mbappé se ha cansado de la guerra de clanes y de los privilegios de un vestuario en donde domina la aristocracia y no la meritocracia y en la que los clanes hacen y deshacen a su antojo ante la impotencia de un entrenador que no puede hacer nada para imponer el orden. 



De hecho, el clan sudamericano ha tomado el mando del grupo. A él pertenecen Messi, Neymar, Marquinhos, Di María, Paredes, con Verratti, Keylor Navas y Sergio Ramos como nuevas adquisiciones. Ellos son los que mandan en el club. Luego está el clan francés, con Mbappé, Kimpembe, Diallo o Kurzawa, sometido a los caprichos de los que hablan castellano o portugués.

Mbappé no puede más

Y enmedio de los dos clanes se encuentra Icardi, que cada día es noticia de portada en las revistas del corazon por sus contínuos líos amorosos con Wanda Nara, algo que genera hilaridad e indignación a la vez entre sus compañeros, que esperan que el club se deshaga de él cuanto antes. Y para acabarlo de arreglar, está el lío de la portería. Pochettino quería colocar a Donnarumma como titular e incuestionable portero del PSG. Pero el clan hispano se ha decantado por Keylor Navas y Pochettino tiene que hacer equilibrios para contentar a todos.

El caos reina en el vestuario de estrellas del PSG. Y de ese caos quiere huir Mbappé. Está harto. No puede más.

 

Comenta con Facebook