La nueva era de Xavi empieza con otro fracaso (2-2)

La nueva era de Xavi empieza con otro fracaso (2-2)

| 2021-12-12

| Fede Peris

El Barça se deja escapar en Pamplona un partido que ganaba a cinco minutos del final. Nico y Abde logran su primer gol como blaugranas.

Dijo Xavi en Múnich, tras el batacazo que dejó a su equipo fuera de la Champions, que el Barça haría  borrón y cuenta nueva y que a partir de ese momento empezaba una nueva era en el Barça. Pero la nueva era es más de lo mismo: primer partido después de Múnich y empate a dos en Pamplona en un partido que estaba ganado. El Barça no mejora su imagen. Lo positivo, los goles de Nico y Abde. Lo negativo es que el aliciente del cambio de entrenador ya ha caducado.

Xavi recurrió al fin a Umtiti, apostó por Abde en el ataque y recurrió a Luuk De Jong en el centro del ataque. No había más donde elegir. Umtiti cumplió, Abde deslumbró y Luuk De Jong hizo lo que se espera de él: nada.



Se han puesto el mono de trabajo, pero ha faltado talento

Este era un partido para ponerse el mono de trabajo. Y los hombres de Xavi se lo han puesto. Nada que objetar a su entrega. El Osasuna fue a por todas y el Barça también. Físicamente el equipo ha dado la talla, pero ha faltado la aportación técnica para desnivelar el partido a su favor. El Barça no es mejor que nadie. No tiene jugadores que deesequilibren. Su problema no es que no está a la altura del Bayern. El problema es que no está a la altura de nadie. Tampoco de Osasuna, que ha hecho lo único que sabe hacer: luchar. Y el Barça le ha plantado cara, pero poco más.

Y eso que el marcador se le puso favorable muy pronto, cuando Nico aprovechó una excelente cesión de Gavi para inaugurar el marcador en el minuto 11. Pero David García respondió con el gol del empate tres minutos después rematando de cabeza a placer ante las tres torres blaugranas: Piqué, Araujo y Umtiti. El Osasuna apretaba, pero el Barça respondía. Con poca brillantez, pero respondía. A falta de otros argumentos, el Barça presentaba su cara intensa.  



Abde, el único que sobresalía respecto a los demás

El único que sobresalía respecto a los demás, el único que planteaba cosas, que conseguía desbordar, era Abde. Todo el juego de ataque lo volcó el Barça en la primera mitad por su zona, por la izquierda. Dembélé, un cero a la izquierda. Nada. Absolutamente nada. El crack de este equipo, el jugador que debe desequilibrar con su velocidad, el futbolista al que hay que convencer con dinero para que se quede dio argumentos para abrirle la puerta y se vaya de una vez con la música a otra parte.

Los jóvenes sostenían al equipo: Abde, Nico y Gavi llevaban la batuta. Busquets se sumaba en fases del encuentro, mientras Frenkie De Jong desaparecía una vez más engullido por un sistema de juego en el que no se encuentra cómodo. 



En la segunda mitad hubo un posible penalti de David García a Luuk De Jong. Y en los últimos compases, otro de libro a Coutinho. Pero esto es el Barça, señores. Y eso que el público de Osasuna se marchó convencido de que el árbitro había perjudicado a su equipo porque tras el descanso, un balón dentro del área del Barça fue a parar al brazo de Busquets, que no hizo el menor gesto de ir hacia él, y en la jugada siguiente anotó Abde un golazo después de una gran jugada colectiva de contragolpe del Barça.

Este Barça es peor que el de Koeman

Y a partir de ahí el Barça se echó atrás a aguantar el 1-2. Y ya se sabe que este Barça no está construido para resistir. Y tanto fue el cántaro a la fuente que Osasuna acabó marcado el gol del empate a cinco minutos del final en una jugada en la que Chimmy Ávila disparó a placer desde el borde del área sin que nadie le incomodora.



La nueva era de Xavi hace aguas y muestra demasiadas lagunas. El Efecto Xavi se difumina. Este Barça no sólo no es mejor que el de Koeman sino que por momentos parece claramente peor. Y si a Koeman se le veía vencido e incapaz de cambiar la dinámica, a Xavi se le ve igual cuando apenas lleva un mes trabajando con el grupo.

Demasiados puntos de inflexión

El Barça está fuera de puestos europeos. Está mucho peor que en los últimos tiempos de Koeman. En juego y en resultados. Aquí no existe una varita mágica que lo resuelva todo. Laporta quiso repetir con Xavi la experiencia de Guardiola. La diferencia es que Guardiola se encontró con Puyol, el propio Xavi, Iniesta, Busquets y Messi, entre los 20 y los 25 años, y Xavi no tiene nada. Lo poco potente que tenía (Ter Stegen, Frenkie De Jong o Dembélé) son ahora mismo más un problema que la solución.

Piqué ha retrasado un partido el punto de inflexión del Barça para reaccionar. Llevamos ya demasiados puntos de inflexión y aquí no se ve reacción por ningún lado. Este Barça no está capacitado para ganar en Europa y ahora tampoco en España. Mucho harán si evitan el descenso si no se produce una reacción inmediata. Y los paraguas se han acabado. Ahora toca que cada uno asuma sus responsabilidades. También el presidente que ha construido esta plantilla.

 

Ficha técnica

Osasuna, 2 - FC Barcelona, 2

Osasuna: Herrera, Nacho Vidal, Unai García, David García, Juan Cruz, Manu Sánchez, Moncayola, Lucas Torró, Kike Barja (Chimy Ávila, 67'), Rubén García (Brasanac, 67') y Kike García (Budimir, 67')

FC Barcelona: Ter Stegen, Araujo, Piqué, Umtiti, Nico, Busquets, F. De Jong, Gavi, Abde, Dembélé y L. De Jong.

Goles: 0-1, Nico González (11'). 1-1, David García (14'). 1-2, Abde (50'). 2-2, 'Chimy' Ávila (85').

Árbitro: Martínez Munuera. TA: Nacho Vidal, Rubén García, Manu Sánchez, Juan Cruz y David García / Gavi y Piqué

Campo: El Sadar, 21.472 espectadores. Todo vendido.

Comenta con Facebook