El proyecto del Camp Nou de Laporta chirría por todas partes

El proyecto del Camp Nou de Laporta chirría por todas partes

| 2021-12-01

| Fede Peris

Laporta presenta su Espai Barça con un gasto desproporcionado, muchas incomodidades y más incertidumbres sobre el pago de las obras.

La exposición sobre el proyecto Espai Barça, que incluye la remodelación del Camp Nou, que han presentado esta mañana Joan Laporta, Ferran Reverter y Juan Manuel Tabero deja muchos interrogantes en el aire. Demasiados.

De entrada, la diferencia entre el proyecto inicial de Bartomeu y el actual de Laporta es de 900 millones. Hemos pasado de 600 a 1.500 millones. Se entiende el encarecimiento de los costes a medida que pasa el tiempo, pero las modificaciones del nuevo proyecto no justifican 900 millones de diferencia.



1.500 millones sin mejorar la visibilidad de la primera gradería

Por otro lado, después del gasto de 1.500 millones no se modificará la primera gradería, que ahora mismo no dispone de la mejor visibilidad por su escasa pendiente y en cambio se plantea el derribo de la tercera gradería para construir una nueva, algo cuya necesidad no ha estado suficientemente bien explicada.

La duración también es excesiva, "Queremos empezar las obras el próximo verano y acabarlo en 2025 siempre que se aprueben todos los pasos” y los inconvenientes que tan largo periodo de tiempo generará entre los socios abonados, que además son los propietarios del club.



Dos años en el exilio... y no saben dónde

"La primera temporada se jugará en el estadio con el campo parcialmente cerrado. Las dos siguientes ir fuera, y el último año volver al Camp Nou con el campo más acabado”. Dos años de realquilados es mucho tiempo. Las incomodidades para los socios abonados serán excesivas. Ya han explicado que el sistema de aceptación de abonados sería rotativo.

Y lo más grave: "aún estamos evaluando dónde iremos a jugar el segundo año". Sorprende la duda cuando no hay más opciones que el estadio Olímpico, con capacidad para 55.926 plazas. El llamado estadio Johan Cruyff, que es la alternativa que más gusta a Laporta, sólo puede acoger a 6.000 personas. Y como mucho 20.000 con gradas supletorias. Además existen unos condicionantes legales, como los del aparcamiento, que impiden esa elección. A estas alturas del proyecto el dato del estadio alternativo debería estar resuelto. Se observa mucha improvisación.



Sueñan con el nombre del estadio

El Real Madrid no ha encontrado una empresa para ponerle nombre al Bernabéu porque nadie está dispuesto a pagar lo que pide Florentino Pérez. ¿Lo conseguirá Laporta, que en su primer mandato fue incapaz de encontrar un sponsor para la camiseta y que aún no tiene el patrocinador para el año que viene? Bartomeu empezó a buscar el partner para el title rights y no lo encontró. Laporta en 10 meses de mandato, tampoco. El tema es importante porque el ingreso sería de 400 millones por 20 años. Lo dan por hecho. Y todo está en el aire.

Sobre el préstamo se ha concretado que "Queremos pedir 1500 millones de euros, a 35 años y los 5 primeros de carencia. No se empezará a pagar hasta que se acaben las obras”.



Y la financiación genera más dudas: "Con ingresos adicionales de palcos VIP, nuevas oportunidades de patrocionio, espectáculos y conciertos en el Palau, Naming rights  y ingresos adicionales en las actividades del Campus. Todo esto serían 200 millones. Y es una cifra conservadora”. Cuando Laporta llegó a la presidencia en 2003 anunció que el Camp Nou no abriría sus puertas cada 15 días, sino que estaría abierto siempre para generar ingresos todos los días de la semana. Entonces ya se hablaba de restaurantes, cines, espectáculos... Todo quedó en nada. ¿Ahora sí, después de casi ocho años de mandato?

Pueden ser más de 1.500 millones

El reparto del préstamo ya está decidido: "900 millones serán para el Camp Nou, 420 para el Palau y el Petit Palau, la Pista de Gel y la estación de autobuses. 100 millones para el Campus, 60  millones más para la modificación del plan metropolitano y 20 para el Estadi Johan Cruyff”.

Y más dudas: "Calculamos una inversión de 1500 millones. Pero es un proyecto a cuatro años, y pueden pasar muchas cosas. Es un cálculo muy realista pero siempre pueden haber imprevistos”. Con la holgura de la cifra de 1.500 millones sorprende que puedan producirse más desvíos de los que ya se han consumado.

 

Comenta con Facebook