Lo mismo que con el Barça: Messi desaparece en el clásico francés

Lo mismo que con el Barça: Messi desaparece en el clásico francés

| 2021-10-25

| Fede Peris

Messi sufre el mismo mal que tenía en el Barça: Cuando crece la exigencia se arruga y se borra de los partidos.

A nadie debe extrañar que Leo Messi pasara inadvertido en el caliente clásico del fútbol francés que ayer enfrentó al PSG con el Marsella en el Estadio Velódromo.

No debe extrañar porque Messi desapareció en combate en los últimos siete clásicos que disputó con el Barcelona. Se borró materialmente aunque sí estuvo sobre el terreno de juego, algo que en los últimos tiempos empezaba a pasar cuando enfrente tenía un rival de nivel.



Messi disputó sus últimos siete clásicos ante el Real Madrid  de espectador. No vio puerta en ninguno de ellos y su contribución fue nula. No fue sustituido porque no había técnico en el Barça que se atreviera a sustituirle.

Y lo que antes era el Real Madrid ahora es el Olympique de Marsella. Ayer Pochettino puso en juego a toda su artillería pesada, con Di María, Neymar, Mbappé y Messi juntos, pero el partido acabó empate a cero y Messi como si hubiera sido un espectador más.



Apenas intervino en un par de ocasiones de gol que resolvió sin acierto. Y poco más. Ausente. Lo habitual en sus últimos clásicos con el Barça. Fue la figura estelar de esos partidos en sus años mozos y acabó convertido en un actor de reparto, protagonista anónimo, cuando inició su declive.

Messi desaparece cuando llega la exigencia

Y ahora en el PSG, con un año más, parece que la tendencia de Messi a desaparecer va a acentuándose. Siempre aparecerá alguna vez, porque su talento seguirá vivo y le permitirá jugar hasta los 60 años si quiere, pero el físico ya no va al mismo ritmo que su cabeza y eso lo acusa en su rendimiento, que va claramente a menos y que poco o nada tiene que ver con el Messi que empezó a encadenar balones de oro.



A Messi le sirve su nivel para ir tirando en LaLiga francesa sin apenas oposición en sus rivales, pero veremos si su liderazgo da en la Champions League, ese torneo en el que con el Barcelona se paseaba, incluso en los últimos tiempos, en la fase de grupos, pero que se convierte en muy exigente en las eliminatorias. Y es ahí, en el momento en que llega la exigencia, cuando Messi se arruga y desaparece.

En el PSG han empezado a confirmarlo.



Comenta con Facebook