Este es el claro penalti a Vinicius que se tragó Sánchez Martínez

Este es el claro penalti a Vinicius que se tragó Sánchez Martínez

| 2021-10-24

| Carlos Muñiz

Sánchez Martínez no quiso saber nada del derribo de Mingueza a Vinicius dentro del área del Barça.

El Real Madrid ha ganado por la mínima el Clásico del Camp Nou y por suerte no ha echado de menos el penalti que no fue señalado en la primera mitad sobre Vinicius Jr. El brasileño fue derribado dentro del área con empate a cero en el marcador, pero el colegiado no quiso pitar nada.

Uno de los grandes peligros del partido para el Real Madrid era sin lugar a dudas el arbitraje. Los blancos llegaban al Camp Nou con miedo a perder la cartera una vez más, algo que ha sucedido en innumerables ocasiones en los últimos años contra el eterno rival. Con Sánchez Martínez como árbitro principal y González González en el VAR, podía esperarse cualquier cosa.



Y, de hecho, no hubo que esperar demasiado para que viéramos la primera acción de gran polémica en el encuentro: el penalti no señalado sobre Vinicius Jr. Antes de eso, el colegiado murciano había perdonado una cartulina amarilla clara a Ansu Fati por una fea patada a Ferland Mendy cuando estaba en el suelo protegiendo la pelota.

El extremo madridista se fue de media defensa del Barça en su banda. Una cola de vaca con caño incluido a Mingueza sorprendió al canterano culé y a Dest, Vini se metió en el área y encaró a Eric García, y su recorte fue interrumpido por Mingueza, que volvía a toda velocidad intentando recuperar su posición y derribó al brasileño con un toque de rodilla. Un penalti claro, pero de los que el VAR no suele rectificar. Y menos con los árbitros que había en el Camp Nou.



El Barça reclamó dos penaltis en la segunda mitad

Por su parte, el FC Barcelona reclamó hasta dos penas máximas en la segunda mitad. Ninguna de ellas lo fue. Gerard Piqué, como casi siempre, fue el que intentó presionar al colegiado, pero el murciano lo tuvo claro y ni siquiera el VAR pudo hacer nada para intervenir. Habría cantado mucho.

La primera de esas jugadas llegó en una mano de Toni Kroos dentro del área. La pelota golpeó en el brazo del alemán cuando estaba cayendo por la inercia de un empujón de Frenkie De Jong tras un centro al área. Jamás se puede pitar penalti en una acción así, pero Piqué trató de convencer al colegiado de que había pena máxima.



Posteriormente, el central catalán también reclamó penalti cuando se trastabilló en la segunda parte, en la jugada inmediatamente anterior al gol de Lucas Vázquez que puso el 0-2. Nada de nada, si Sánchez Martínez hubiera visto la menor posibilidad de pitar penalti lo habría hecho.

En definitiva, un arbitraje que perjudicó al Real Madrid por ese penalti no señalado sobre Vinicius pero que los culés intentarán vender como lo contrario, en su habitual llanto después de una derrota más que merecida ante un equipo blanco serio, solvente y práctico.



Comenta con Facebook