Motín en el Camp Nou: El vestuario se rebela contra Koeman

Motín en el Camp Nou: El vestuario se rebela contra Koeman

| 2021-09-18

| Fede Peris

Koeman ha perdido la confianza de sus jugadores tras su planteamiento temeroso ante el Bayern Múnich.

El timorato planteamiento de Ronald Koeman ante el Bayern de Múnich no sólo ha indignado a Joan Laporta y sus directivos y a los aficionados del Barça. También existe malestar en el vestuario por la nula ambición de su técnico en el planteamiento del partido.

El 2-8 de Lisboa un año y un mes antes estaba presente en las mentes de los aficionados. Y también en la de Koeman, que optó por asumir de antemano la superioridad del rival y plantear el partido sin más propósito que el de evitar otro descalabro.



El descalabro fue mínimo. "Sólo" 0-3. Aunque mucho más digno que el 2-8 en el que, entre otros, participaron Leo Messi y Luis Suárez. ¿Misión cumplida? No parece. Nadie quedó contento, pero no sólo por el resultado, sino por la imagen de equipo pequeño que dio el Barça ante el Bayern, sin atreverse siquiera a disparar una sola vez entre los tres palos.

Las consecuencias del 0-3 en el vestuario

Las consecuencias no se han hecho esperar en el vestuario, en donde han sentado muy mal los pitos a Sergi Roberto, a quien se ha elegido como cabeza de turco. Existe el convencimiento en una buena parte del vestuario de que el líder del equipo, el técnico, les dirigió directamente al matadero con premeditación y alevosía. El Barça acumuló hasta seis defensas con solo dos delanteros desastitidos en punta. 



Lo que tenía que traducirse en dominio en el centro del campo se convirtió en una emboscada. Todos atrás y nadie delante. El Bayern llegaba como quería, mientras el Barça no sabía cómo pasar del centro del campo. Neuer no llegó a tocar ningún balón.

Y los jugadores están que trinan con la apuesta defensiva de Koeman. Lo avanza hoy el diario As. El disgusto con el entrenador no es extensible a toda la plantilla, pero sí a la mayoría. Especialmente los veteranos acabaron el partido muy quemados.



Los jugadores entienden que el Barça no puede salir a jugar en el Camp Nou un partido de Champions League buscando el 0-0 por mucho Bayern Múnich que tenga enfrente. Y consideran que Koeman trabajó muy poco ese partido para cuidar todos los detalles. Y creen firmemente que si el Barça hubiera salido a jugar como lo hizo en la última media hora, la victoria alemana no habría sido tan cómoda.

Algo se rompió entre Koeman y sus jugadores tras el partido ante los alemanes. La desconfianza se ha adueñado del vestuario en lo que parece ser el inicio de un motín en toda regla. El presidente quiere opinar sobre cómo debe jugar el Barça y los jugadores también. Todos a una contra Koeman.



 

 

Comenta con Facebook