Por qué Shakira sí que celebró la marcha de Messi del Barça

Por qué Shakira sí que celebró la marcha de Messi del Barça

| 2021-08-17

| Redacción MB

Shakira y Antonella Messi están felices por perderse de vista.

Antes de abandonar Barcelona para trasladar su residencia a París, Leo Messi y Antonella dieron un fiestón por todo lo alto al que estaba invitada toda la plantilla del Barça con sus parejas.

Aparecieron todos, menos Gerard Piqué y Shakira. La relación entre ellas había sido prácticamente inexistente en los últimos años. Antonella se había ganado a las WAGS, las novias y mujeres de los jugadores del Barça, y las había predispuesto contra Shakira.



Shakira no soportaba a las que le hacian la ola a Antonella

La cantante colombiana restó importancia al tema y optó por pasar olímpicamente limitando al máximo su presencia en eventos relacionados con el Barça que exigían su presencia. Shakira no mantenía contacto ni con Antonella Messi ni con el resto de parejas de los jugadores que le hacían la ola a la señora Messi, que también pretendía ejercer en su parcela el liderazgo de su marido en el césped.

La cuestión es que Antonella se fue de Barcelona y Shakira no sólo no se despidió de ella sino que ni siquiera le envió un triste whatsapp. Y tampoco lo ha hecho en las redes sociales, en donde Antonella no tiene cabida.



El origen del mal rollo entre Shakira y Antonella

Curiosamente, Leo Messi y Gerard Piqué siempre han mantenido una relación muy estrecha. Si las mujeres no se llevan bien es porque en 2010 Shakira irrumpió en la vida de Piqué acabando con la relación de un año que mantenía con Nuria Tomás, hija de un famoso empresario jamonero, que era íntima amiga de Antonella.

La novia de Piqué había caído muy bien entre las WAGS de la época y la ruptura sentimental entre ambos afiló los cuchillos contra Shakira, que no fue bien recibida. Para acabarlo de arreglar, cuentan que en una barbacoa en casa de los Messi, Shakira hizo un comentario despectivo sobre la comida que llegó a oídos de Antonella, que durante días se había dedicado en cuerpo y alma a que la comida saliera bien.



Son los dos argumentos oficiales que justifican las distantes relaciones entre ambas y la fría e inexistente despedida de Shakira a Antonella. Pero hay algo más entre ellas. Shakira no soporta las ínfulas de superioridad de Antonella por ser la esposa de Messi. La cantante colombiana la ve como un florero, como alguien que ha sido incapaz de hacer algo en la vida por sí misma y que tiene poco de qué presumir cuando su único y definitivo gran logro ha sido pescar a Messi.

Shakira, que ha construido un imperio por sí misma a través de la música, siempre consideró que en su caso ponerse al nivel de Antonella Messi era rebajarse, porque lo que ella tiene se lo ha ganado a pulso.



 

.

Comenta con Facebook