El lado oscuro de Laporta. Capítulo 56: El guardaespaldas se va de la lengua

El lado oscuro de Laporta. Capítulo 56: El guardaespaldas se va de la lengua

| 2021-08-14

| Administrador

Las confesiones de su guardaespaldas / Un gobierno de coalición / Las alfombras / Su ascenso en la Federación / El aumento de los abonos / El interés por Betandwin / Pide la cabeza de Santi Nolla / Las escuchas / Cita en casa de Cruyff / La otra versión s

Capítulo 56 del libro "El lado Oscuro de Laporta", de Pedro Riaño, en el que repasamos todos los detalles del primer mandato de Joan Laporta como presidente del Barça para entender su comportamiento en la actualidad. 

Las confesiones de su guardaespaldas

Paco Gasó, antiguo escolta de Joan Laporta, concedió en exclusiva al diario Marca una entrevista repartida en tres capítulos en los que desvelaba aspectos inéditos del presidente del Barça. Por ejemplo, cuando el presidente de la Penya Blaugrana de Santpedor le recriminó que "no tenía categoría para presidir el Barça", obtuvo como respuesta: “No em toquis els collons". El escolta explicaba también que los problemas de Laporta con los Boixos Nois se iniciaron cuando le pidieron dinero: “Los Boixos habían querido apoyar a Bassat, pero éste no lo consintió. Entonces se vieron con la candidatura de Laporta y pactaron que los Boixos ayudarían a través de firmas y votos. Más tarde me enteré de que había pactado que le dejasen tranquilo durante las elecciones y que nadie se metiera con él”. Sobre las pintadas en su domicilio, Gasó mostraba sus dudas: “Yo estuve mientras presentaba esa denuncia y me llamó la atención una cosa. Le preguntaron cómo se había enterado de dichas pintadas. Mi sorpresa fue que dijo que la portera había llamado a su puerta entre las 7.00 y las 7.15. Yo me cuestionaba cómo era posible que la portera avisara a esa hora a Laporta y a mí me avisaran a las 6.00 diciendo que ya estaban. Yo le pregunté a Laporta cómo era eso posible. “Tú quieres saber demasiado”, me dijo. A partir de entonces ya comenzaron a apartarme y no iba a ningún sitio (…) Había prensa tomando fotos. Me extrañó, pues Elías me dijo que él no había llamado a nadie y yo tampoco”.




EL Lado oscuro de Laporta


Con Pujol, con Maragall y con el PP

El ex escolta aseguraba en Marca que mientras le acompañaba en el coche escuchó cómo Laporta proponía por teléfono al ex presidente Maragall "un gobierno de coalición". "Luego llamaba a Jordi Pujol y le decía que "tenemos que luchar para que la gente vaya a votar y tener la mayoría, porque si no los otros harán un gobierno de coalición” (…) Para diversos temas, Laporta pidió ayuda a Jordi Pujol y a Clos, a los que pedía reuniones con asiduidad. A todos les prometía su presencia en las campañas al igual que en las últimas estuvo almorzando con todos. Pujol le pidió que fuera con Artur Mas. También fue con Piqué, líder entonces del PP, ya que se lo pidió Echevarría. Estuvo con todas las candidaturas en las elecciones”.



Las alfombras

Sobre la negativa del presidente a cumplir su promesa de levantar las alfombras de Gaspart, Gasó explicaba en Marca que Laporta le dijo: "Éste nos pagará todos los fichajes y evitará que tengamos que avalar el año que viene (…) Y le puso 90 millones más en el balance como deuda de su último ejercicio (…) Yo le preguntaba que cuándo iba a levantar las alfombras. Me decía que me callara (…) “No nos vamos a gastar un dineral en abogados cuando el club no tiene ese dinero”. Todo esto lo hizo en los primeros ocho días y ya se había reunido con Gaspart en un hotel”.

Su ascenso en la Federación

Paco Gasó desveló también su versión sobre cómo alcanzó Laporta un puesto importante en la Federación de Villar. Le dijo a Gaspart: “O te vas tú o el que sea; yo tengo que tener un cargo en la RFEF” (…) Fue lo mismo que sucedió en la Catalana, cuando echaron a Amador Bernabéu para poner a Albert Vicens. Laporta lo exigía. Gaspart le decía que eso era algo que tenía que acordar la Asamblea. “Y unos cojones voy a esperar yo a la Asamblea”. 



El aumento de los abonos

Él hablaba continuamente de incrementar el precio de los abonos del Camp Nou. No le importaba mucho las repercusiones que pudiera tener en los socios. Consideraba que había muchos haciendo cola y que querían ser socios o abonados del Barcelona.

Un día en el coche, no sé con quién hablaba, dijo: “Me la suda, el que quiera pagar que pague y si no quiere que se vaya. Tengo 50.000 que quieren ser socios y que están dispuestos a pagar cuatro años a fondo perdido y por adelantado”.



El interés por Betandwin

“Por poner Betandwin en la camiseta le iban a dar una millonada. “¿Por qué tengo que preguntarle al club y pedir su opinión si es un pastón y un montón de clubs llevan publicidad de casas de apuestas?” (…) En el trayecto a Girona se enfadó conmigo y quiso que me bajara del coche. Estaba muy cabreado por la reacción de los socios y porque algunos periódicos le atacaban por este tema cuando él pensaba que esto era como las máquinas de los bares. “El que pone la moneda es porque quiere”, decía. Todo esto se lo decía a más de uno. El estaba muy contento y la operación estaba muy adelantada. No sé si llegó a haber algo de manera extraoficial, ya que a cualquier directivo que se le ponía un micrófono hablaba de Betandwin a la primera. Incluso se puso un logo en los micrófonos y salas de prensa cuando no había ningún acuerdo oficial”.


EL Lado oscuro de Laporta


Pide la cabeza del director de Mundo Deportivo

“Después del Encuentro de Peñas de Granollers bajó a Barcelona Santi Nolla, director de El Mundo Deportivo, en el coche con nosotros. Laporta le dijo que tenía que cambiar sus formas, tanto él como otros periodistas de su periódico, porque eran nuñistas y estaban claramente en contra suya. No pasó nada y un día, desde el móvil del coche, llamó a Carlos Godó y le estuvo diciendo que ellos -en referencia al grupo- no tenían nada que hacer con el Barça si no cambiaban su postura. Propuso incluso a Francesc Aguilar de director y quitar a Santi Nolla de ese cargo. Le dijo a Godó que si no cambiaban su postura El Mundo Deportivo lo tendría muy mal con el Barça”.

La mentira de las escuchas telefónicas

“Un día me llamó Mercè Garriga, la secretaria de Laporta. Me pidió que subiera a la sala de juntas. “Hay un cable suelto que nos gustaría que miraras”, me dijo. Fui a verlo y era uno de los cables del micrófono que iba a los altavoces y que se había soltado. Allí estaban Antonio Iglesias, responsable de seguridad, y Antonio Tavira, jefe de mantenimiento del club. Arranqué toda la cubierta de madera para que quedaran todos los cables al descubierto y se viera claramente que iban hacia los altavoces. Ahí quedó todo, no era más que un cable que se había soltado.

Mi sorpresa fue cuando vi a los dos días en los periódicos que había micrófonos en la sala de juntas. Yo le pregunté a Laporta por qué hacía eso. “Esto es por nuestro bien, ya que de cara al exterior todos se van a volcar con nosotros para poder limpiar a esta gente”, me dijo, refiriéndose a los ejecutivos del club de la época anterior a la suya”.

Cita en casa de Cruyff

“Un día estábamos en la puerta de la casa de Cruyff. Estaban Txiki, Perrín, Laporta y Johan, aproximadamente a principios de octubre, cuando Laporta le ofreció la vicepresidencia y Dirección Deportiva a Cruyff. Él dijo que no, que estaba muy bien en su situación y que si tenía algún problema ya sabía donde tenía que llamar, pero que no le complicara la vida (…) En el coche le pregunté por qué había hecho esto. “¿No está Sandro de vicepresidente deportivo y además la gente lo quiere? Y él me respondió: “Sí, pero si Dios quiere -yo creo que en referencia a Cruyff- Sandro ya se irá solo”. Todo esto fue textual y llevábamos dos meses de temporada. Y es que a partir de ese momento, los dos discutieron mucho por el partido amistoso de México, por ejemplo, y muchos temas más. Todo lo que decía Sandro le entraba por una oreja y le salía por la otra”.

La otra versión sobre Rijkaard

Después de la eliminación de Copa ante la Gramenet, ya comenzaba a decir que Rijkaard no daba la talla y a Txiki lo traía por la calle de la amargura, preguntándole por qué no jugaba Iniesta y que por qué no utilizaban un 4-3-3 (…) El Barcelona ganó en Mallorca 1-3, pero después del partido Laporta quería echar a Rijkaard. A pesar de ese resultado, las órdenes de Laporta a Txiki eran que se cargase a Rijkaard. “No podemos ir por los campos dando esta imagen y jugando de esta manera. Rijkaard hace lo que le sale de los cojones”. Estas palabras las dijo en un monovolumen que habíamos alquilado y dentro del propio campo del Mallorca. Txiki no sabía qué hacer, ya que Sandro no paraba de llamarle por el móvil. “¿Qué le voy a decir?”, se lamentaba Txiki (…) Aunque Rijkaard no era santo de su devoción, Sandro paró el tema. En ese momento no se podían fichar jugadores y apenas llevábamos dos meses de competición. Pero el que realmente calmó a Laporta fue Cruyff (…) Sandro le dijo que si echábamos a Rijkaard tenía que venir Gratacós. “Quiero a Scolari”, dijo Laporta. Sandro le respondió que no, que Scolari era una persona de palabra y que en ese momento estaba con Portugal”. 

Silbidos y altercados

Sucedió en la Gala de Mundo Deportivo, una cita a la que el presidente había dado la espalda en años anteriores. Una vez hechas las paces con el Grupo Godó y conseguido de éste la frecuencia para emitir Barça TV en TDT por uno de sus canales, Laporta acudió a la gala dispuesto a darse un baño de multitudes. Pero lo que se encontró fue una sonora pitada cuando subió al escenario para recoger uno de los premios. Luego se cruzó con Ramón Canela, presidente de los gimnasios DIR y futurible por esas fechas en la candidatura de Sandro Rosell, que le recriminó que no le saludara. Laporta le negó la mano por entender que el personaje le había estado criticando en exceso en los últimos meses. Según Pelikano.cat “la discusión subió de tono hasta el punto de que parecía que podían llegar a las manos, momento en que el director de relaciones externas del club, Manel Estiarte, intervino para separar a ambos y evitar un incidente de mayor gravedad y violencia. De lo ocurrido fueron testigos al menos dos futbolistas del primer equipo, entre ellos Xavi Hernández, que se quedó ciertamente asombrado ante la reacción del presidente azulgrana”. Luego se supo que a Laporta no le sentó nada bien que Canela dijera que el Barça estaba siendo perjudicado por los árbitros como consecuencia de las manifestaciones de tinte político vertidas por su presidente.

 


EL Lado oscuro de Laporta


Exclusivas Sala i Martín

Xavier Sala i Martín, muy aficionado él a las exclusivas, adelantó en su facebook la presentación de la candidatura de Alfons Godall antes de que éste se decidiera a hacerla pública. Al acto asistió Joan Laporta, que, por supuesto, no estaba dispuesto a ser neutral. El presidente acudió a la llamada de “su” candidatura expresando así desde el primer momento su nula intención de mantenerse al margen en las elecciones. Ni era el presidente de todos los barcelonistas ni, por supuesto, el presidente de todos los candidatos.  Allí dijo que “Alfons Godall es la persona que puede hacer mejor que nadie lo que yo he hecho. Esta es la candidatura que más y mejor puede servir a los intereses del FC Barcelona (…) Es uno de los máximos artífices de lo que el Barça ha logrado. No hubiera sido tan buen presidente sin un vicepresidente como él". Godall era uno de los grandes artífices, como Txiki, como Oliver, como Cruyff…  Laporta apostaba por Godall. Luego éste también le abandonó y se fue de segundo con Soriano e Ingla.

Ferrer, enemigo

Y dejó claro Laporta que a partir de ese momento Jaume Ferrer, el mismo que le permitió conservar la presidencia decidiendo continuar a su lado cuando ya había resuelto dimitir tras la moción de censura, sería en adelante más enemigo que amigo: "Cuando Jaume se presentó no tuve ninguna información previa y no fui invitado al acto. El detalle no me gustó y se lo hice saber". Sobre el tema, Jaume Ferrer matizó: "Veo normal que Laporta se haya decantado por Alfons, es su amigo y le ha acompañado en todo este tiempo. Godall tiene el derecho legítimo a presentarse y Laporta tiene el derecho a apoyarle". La cuestión es que la gran estrella en la presentación de la candidatura de Godall no fue el candidato sino Laporta, al que apenas le quedaban meses de vida como presidente. Era una manera de confirmar que Godall necesitaría de su “primo Zumossol” para hacer frente a la campaña. Pero tampoco su teórico segundo, Sala i Martín, parecía dispuesto a cederle protagonismo al líder de la candidatura. En la presentación el economista aprovechó para acaparar los flashes con su particular tiro al blanco contra Sandro Rosell, el mismo al que admiró rubricándolo con su propia firma en 2003. Le echó en cara de nuevo que quisiera despedir a Rijkaard (como luego hizo Laporta) y que pusiera pegas al fichaje de Eto´o para no enfadar a Florentino Pérez, al que se refirió como “un presidente de un club de no sé qué pueblo”. El cinismo de Sala i Martín alcanzó cotas esperpénticas cuando se atrevió a decir que "algunos compañeros (Soriano e Ingla) apostaban por un entrenador portugués (Mourinho) o brasileño (Scolari), pero el presidente apostó por un entrenador de 37 años sin más experiencia que haber dirigido al filial en Tercera y luego ya se ha visto el resultado". Eso lo decía el mismo que se mofaba en 2003 de Bassat por presentar en su candidatura al inexperto Guardiola como secretario técnico en lugar a apostar, como Laporta, por el talento y las relaciones de Soriano y Rosell. Sala i Martín, economista preclaro, hacía juego con sus chaquetas cada vez que metía cucharada en el día a día del Barça. Dijo en ese momento: "Hay modelos galácticos, de pelotazo... y de samba que aquí no funcionan". Su desconocimiento de la historia, incluso de la más reciente, le llevó a olvidar que uno de los periodos más brillantes en la vida del club coincidió con el “fútbol samba”, el del “jogo bonito” que Ronaldinho aportó al club. Y si el modelo del “pelotazo” no funciona en el Barça, como ex presidente de la comisión económica y estatutaria y luego como tesorero, poco hizo para impedir que la directiva se pusiera a jugar a los pelotazos con la contradictoria historia de la recalificación del Miniestadi. 

MAÑANA, CAPÍTULO 57

Una representación para el presidente / Se queda sin la foto de Guardiola / “Hay que ser más discretos” / Un bello gesto: renunciará al coche oficial / Oriol Giralt, ante la Comisión de Disciplina / Cualquier cosa menos neutral / La venta de patrimonio salva la economía / Objetivo del terrorismo internacional / 420.000 euros en guardaespaldas


VER CAPÍTULOS ANTERIORES


Comenta con Facebook