Laporta se salta el primer mandamiento del catecismo de Cruyff

Laporta se salta el primer mandamiento del catecismo de Cruyff

| 2021-07-12

| Fede Peris

Laporta ha entrado en el santuario sagrado del vestuario para arengar a los jugadores, algo que Johan Cruyff tenía totalmente prohibido.

Joan Laporta se audodefine como cruyffista y sostiene que su modelo de dirección del Barça está basado en los principios fundamentales del cruyffismo.

Al margen de las frases célebres del gurú de Laporta tipo "en un momento dado", "automáticamente", "la gallina en piel"... de dudoso calado y de cuestionable profundidad filosófica, lo cierto es que Johan Cruyff tenía un primer mandamiento fundamental en su manera de gestionar un vestuario: "prohibida la entrada a los directivos".



Johan Cruyff sostenía que los directivos no tenían ni idea de fútbol y que debían dejar en manos de los profesionales la gestión de la plantilla, tanto a nivel del trabajo diario, como de los fichajes y las bajas, como de cualquier aspecto que tuviera relación con ella.

Prohibida la entrada del prersidente en el vestuario

Por eso, Johan Cruyff presumía orgulloso que durante sus ocho años como entrenador del Barça jamás permitió que el presidente cruzara el umbral de la puerta del vestuario. Es decir, el presidente no podía entrar en el templo sagrado de juegadores y cuerpo técnico. Y menos suplantar el trabajo del entrenador.



Y sorprende que Laporta, que presume de su cruyffismo y de que antes de tomar una decisión se pregunta qué habría hecho Cruyff, se ha saltado a la torera el primer mandamiento del catecismo de su gurú y hoy se ha presentado en el vestuario para soltar una arenga a los jugadores y para que desde el primer entrenamiento la plantilla sepa quién manda ahí.

Si Johan Cruyff levantara la cabeza...

Esa misma arenga la podía haber hecho en el césped, que es de todos, pero ha preferido entrar al interior del vestuario en donde se guardan los secretos más inconfesables de la plantilla.



Les ha dicho a los jugadores que hagan caso de Koeman que es el que manda. Pero los jugadores, especialmente los veteranos, saben que sólo por el hecho de estar allí soltando la arenga en realidad les está diciendo que el único que manda de verdad es él.

Si Johan Cruyff levantara la cabeza, le daba algo.



Comenta con Facebook