El once titular del PSG (club estado) no se sostiene por ningún lado

El once titular del PSG (club estado) no se sostiene por ningún lado

| 2021-07-09

| Fede Peris

Se mire como se mire, los números no salen en un PSG con un presupuesto limitado y unos gastos salariales desorbitados.

Por culpa de la pandemia (y de su gastos descontrolados), el PSG calcula una previsión de pérdidas en torno a los 200 millones como resultado de su gestión durante la pasada temporada. Es decir, el 60% de la temporada anterior que sólo se vio afectada por la pandemia en su tercio final.

El presupuesto previsto para la actual temporada prevé en el PSG una capacidad para generar ingresos de 600 millones de euros, por debajo de los 617 millones previstos por el Real Madrid y los 828 del Barcelona. Aún así, el Real Madrid se ve obligado a limitar su política de fichajes a Mbappé o nada siguiendo la línea de austeridad marcada por Florentino Pérez en los últimos años. Ha rebajado los salarios de su plantilla y ha abierto la puerta de salida a Sergio Ramos sin pestañear. El Real Madrid, ingresando 617 millones de euros no podía pagarle lo que quería.



El Barça está aún peor. Ingresando más de 800 millones, tiene que despedir a media plantilla, renunciar a Messi y a los fichajes que ha realizado a coste cero porque así se lo exige LaLiga. Todos están obligados a cumplir la normativa del fair play en el plan financiero impuesto por la UEFA. ¿Todos? Todos no.

El PSG, el club de Qatar, el club amigo de la UEFA y el club estado que tiene el dinero por castigo (los ingresos que no genera su actividad ordinaria, llegan en forma de petrodólares procedentes de Qatar) no necesita someterse a ninguna normativa contable. Va por libre. La pandemia le da igual, que el público no pueda acudir al campo le trae sin cuidado, que pierda Liga y Champions con un bajón en sus ingresos le deja indiferente.



El PSG campa a sus anchas en el mercado futbolístico europeo. Ha renovado a Neymar por 70 millones brutos. Intenta retener a Mbappé por una cantidad superior. Acaba de incorporar a Achraf por 70 millones. Y también a Sergio Ramos dándole lo que Florentino no le podía ofrecer, a Wijnaldum pagándole el triple de lo que le ofrecía el Barça. Ahora esperan la llegada del portero internacional italiano Donnarumma. Y tientan a Messi... si el Barça no le puede pagar. Porque para pagar ya está el PSG.

Que alguien lo explique. Con unas pérdidas en la pasada temporada de más de 200 millones y unos ingresos inferiores a los que disfrutan Real Madrid y Barcelona, el PSG ficha, ficha y ficha y no vende nada y nadie cuestiona su cuenta de resultados.



Dice la UEFA que el límite salarial no puede superar el 70% del presupuesto. Si los ingresos del PSG son de 600 millones, el límite salarial estaría marcado por 420 millones. ¿Es creíble que la plantilla le cueste al PSG menos de 420 millones sumando salarios y amortizaciones? 

Si Mbappé sigue en París, el tándem que forma con Neymar se va a los 170 millones brutos. Sergio Ramos sale por 25, como Wijnaldum. Achraf y Donnarumma se llevarán 40. 260 millones a los que hay que sumar los costes del resto de la plantilla, que no es manco: los Keylor Navas, Marquinhos, Verratti, Di María, Sarabia, Icardi, Kimpembe, Paredes, Draxler, Florenci, Rafinha, Bernat... ¡Y Pochettino, por supuesto!



¡Sólo les falta Messi! El Fair Play financiero del PSG no se ve por ningún lado.

El once titular del PSG para la próxima temporada

Al Khelaïfi ha cogido el mando de la PlayStation y ha empezado a realizar su particular modo carrera de FIFA 22. Así lo parece en las condiciones que se está dando el mercado de fichajes del PSG. 

Ceferin le ha puesto los ajustes y ha dado en la opción de "dinero ilimitado" para que puedan seguir gastando millones. Primero fue la renovación de Neymar y Di María, luego llegó el fichaje de Wijnaldum, ahora han caído los fichajes de Achraf y Sergio Ramos. El siguiente será Donnarumma... Un espectáculo económico el que están exhibiendo desde Qatar y con la UEFA de manos atadas voluntariamente.

El once que verán en el Parc des Princes es una locura sea como sea. Logren o no logren mantener a Mbappé. Les queda un equipo de escándalo para confirmarse por tercer año consecutivo como uno de los grandes candidatos a alzar la Orejona, el gran sueño qatarí. Se quedaron como finalistas en 2020, semifinalistas en 2021 y en 2022 irán a por más.

En la portería ya existe el primer dilema sobre la titularidad: ¿Keylor o Donnarumma? Ambos ofrecen garantías de éxito, pero si Pochettino apuesta por la continuidad... tendrá un salario de 11-12 millones de euros por temporada en el banquillo. Para la defensa sigue el derroche con Sergio Ramos y Achraf Hakimi en un 3-5-2.

En el otro costado aparece Bernat, mientras se mantienen Marquinhos y Kimpembe en el centro de la defensa dentro de esa línea de 5 futbolistas con los carrileros abiertos para acomodarse al estilo de juego de los laterales. 

Con o sin Mbappé, un '11' de 'categoría'

Arriba sigue el escándalo. Ficharon a Wijnaldum también por un buen pastizal, mientras que Verratti y Paredes le rodearán en la manija del círculo central. La ofensiva total estaría arriba con Neymar y Mbappé, tal y como han apuntado en las quinielas desde Francia.

En caso de perder a Mbappé, el plan galáctico se multiplicaría. Están en negociaciones por Paul Pogba, del gusto de Leonardo, mientras que tienen a Leo Messi y Cristiano Ronaldo en el radar. Un once imparable con o sin el de Bondy para alzar el máximo objetivo.

 

Comenta con Facebook