Brasil desmonta la gran mentira de Vinicius

Brasil desmonta la gran mentira de Vinicius

| 2021-07-06

| Fede Peris

El fenómeno Vinicius, para el que piden en Madrid el Balón de Oro, ha jugado con Brasil en la Copa América 38 minutos en seis partidos.

Florentino Pérez se empeñó en fichar a Vinicius, al que le vendieron como el nuevo Neymar, cuando sólo tenía 18 años. La "ganga" le costó 45 millones de euros. Es el precio que pagó por alguien que no había empatado contra nadie. Y le dieron gato por liebre. 

Vinicius cumplirá el próximo lunes 21 años, tres más que Pedri, que es titularísimo en el Barça y en la selección española. A esa edad Vinicius sigue siendo la misma promesa que llegó al Real Madrid. Y la prueba es que no es convocado de forma asidua en su selección. Ahora sí está entre los convocados por Tite para disputar la Copa América. Lo de jugar en el Real Madrid viste. Pero, como Zidane, no se fía de él y apenas ha disputado en la Copa América 38 minutos en seis partidos. Son los minutos de la basura, a un promedio de seis minutos por partido.



Un timo de 45 millones

Este es el fenómeno al que la prensa de Florentino pretende encumbrar al Balón de Oro desde el mismo momento en que llegó. Es el mismo al que Zidane le costaba incluir en su once inicial. El mismo que en tres años en el Real Madrid ha disputado 118 partidos, con 14 goles (un gol cada ocho partidos), 4,6 goles por temporada;  y 12 asistencias, 4 por temporada.

Se trata de unos registros impropios de un delantero. Y más de un delantero del Real Madrid. Ni marca, ni asiste. Solo corre (eso sí lo tiene) y hace filigranas con el balón en los pies. Suficiente para encantar al personal y entusiasmar a la claca mediática de palmeros de Florentino Pérez, que antes que reconocer que el presidente del Real Madrid se ha equivocado en algo es capaz de vender gato por liebre y referirse a Vinicius como un fenómeno y no como un  fiasco en toda regla, un timo de 45 millones.



Lo peor para el Real Madrid es que en el último año Vinicius ejerció de clavo ardiendo al que se agarró el madridismo para evitar el nadaplete. Pero a Vinicius le falta talla para ejercer ningún liderazgo. Tiene el punto de mira desviado y el concepto de juego colectivo suspendido. Se entiende que Benzema le dijera a Mendy que no le pasara el balón porque va a su bola. Y se entiende que el Real Madrid no haya ganado nada si tenía que depender de sus goles.

La mentira Vinicius

Pero la mentira Vinicius ha ido creciendo con el paso del tiempo y la prensa del movimiento florentinista insiste en que merece el Balón  de Oro. Y si no se lo dan es porque existe una confabulación judeomasónica contra él. Pero la única confabulación que existe es la de su juego. Y en Brasil le han destapado dejando al aire sus miserias. Sólo sirve para los minutos basura y porque es jugador del Real Madrid. Se supone que un jugador del Real Madrid siempre tiene que ser bueno. A Tite le han engañado. A Luis Enrique no. 



Esta madrugada salió a jugar los seis últimos minutos sustituyendo a Richarlison. Le fue mejor que ante Perú, Colombia y Chile, partidos en los que no se movió del banquillo. Su nivel no da para más. Y al lado de Neymar no se puede desentonar. Para eso están Gabriel Jesus, Richarlison, Everton y Firmino, que estos sí dan la talla.

La cuestión es que no sólo en Brasil lo tienen claro. También Zidane lo tenía. Vinicius no juega un partido entero desde el mes de abril. 6 goles y 4 asistencias es su bagaje en la última temporada en la que jugó 49 partidos. Ancelotti ha dicho que "Vinicius tiene que marcar goles". Le va a costar conseguirlo. No es lo suyo, aunque juegue en la posición de delantero.



 

 

 

Comenta con Facebook