Messi no es jugador del Barça... porque quiere más dinero

Messi no es jugador del Barça... porque quiere más dinero

| 2021-07-01

| Fede Peris

Aunque Laporta insista en que el problema no es de dinero, es el dinero es lo que ha forzado a Messi a dejar de pertenecer al Barça desde hoy, 1 de julio.

Se fue Bartomeu, le han dado el cariño que le faltaba, le han traído al Kun Agüero como sustituto de José Manuel Pinto, han mantenido al entrenador que él quería, han llegado los refuerzos que reclamaba, le han proporcionado toda la pasta que exigía... Y Leo Messi, hoy 1 de julio, no es jugador del Barça... por primera vez en 20 años.

Joan Laporta pide tranquilidad, pero el barcelonismo está tan intranquilo como lo está el madridismo con el fichaje de Mbappé. Laporta ha tenido tres meses para solucionar el caso Messi. Y lo único que ha conseguido es que a día de hoy Messi no sea jugador del Barça, una situación extraña que no concibe el barcelonismo.



El silencio de Messi no tranquiliza a nadie

La capacidad de seducción de Laporta ha perdido eficacia. Quiso anunciar la renovación de Leo en la asamblea y se quedó con las ganas. Y pide tranquilidad a los socios mientras pasan los días y Messi es incapaz de poner calma con un mensaje que invite a la concordia. 

La frialdad de Messi, su silencio, hace daño. El Barça se lo ha dado todo (y ha recibido muchísimo a cambio), pero Messi parece haber perdido la memoria.



No le costaba nada utilizar sus millonarias redes sociales para enviar un mensaje de tranquilidad a los socios y aficionados, algo que sería más convincente que las palabras vacías de Laporta, pero no lo ha hecho. Se está comportando como un mercenario más que estudia lo que más le conviene y no perdona en sus exigencias hasta el último fleco.

El barcelonismo merece algo más que silencio

Además, es difícil convencer a los socios del Barça de que el dinero no influye en la decisión de Messi. ¿Si no es por dinero, por qué no ha renovado todavía su contrato con el Barcelona? Pasan las horas y de la misma forma que nos sorprendió a todos con un burofax para intentar su fallida salida del club, quien más quien menos se espera ahora otro sorpresón sin previo aviso. Aunque ahora ya no necesita del burofax para desligarse del club de su vida.



Después 778 partidos y 672 goles el barcelonismo merece de Messi y su presidente algo más que el silencio que está precediendo al anuncio de la renovación de Messi. El barcelonismo merece que se acaben las mentiras y que si Messi no renueva porque quiere más dinero, que lo digan. Y es que el dinero y nada más que el dinero es lo que ha impedido a Messi firmar la renovación que le ha ofrecido Laporta. 

Comenta con Facebook