La España de Luis Enrique envía a Modric... ¡al carrer! (5-3)

La España de Luis Enrique envía a Modric... ¡al carrer! (5-3)

| 2021-06-28

| Fede Peris

Morata marca cuando más lo necesitaba la España y La Roja más cuestionada de la historia entra en los cuartos de final de la Eurocopa por la puerta grande.

Un regalo imnperdonable del portero Unai Simón ha permitido a Croacia forzar la prórroga en un partido que España tenía controlado después de remontar un 0-1 y convertirlo en un 3-1. Pero Croacia ha empatado en el tiempo de prolongación y ha obligdo a la selección de Luis Enrique a ganarse los cuartos de final en la prórroga con un gol de Morata qaue habrá hecho rabiar a muchos.

La infantería mediática de Florentino Pérez ha pasado un mal rato. La selección de Luis Enrique, sin madridistas, sigue viva a pesar de las críticas despiadadas de esa secta periodística que no entiende que España pueda jugar sin un solo jugador del Real Madrid. Aunque madridistas fueran Marcos Llorente, Pablo Sarabia o Álvaro Morata, despreciados por el club que les formó porque en la Casa Blanca lo que gusta es pagar morteradas por medianías de medio pelo extranjeras que sólo sirven para quitarle el sitio a los futbolistas de la cantera y para acabar la temporada con un nadaplete.



Y Modric ha fallado, como falló Cristiano Ronaldo. Modric, en quien el madridismo tenía depositadas sus esperanzas, se ha comportado como lo que es: una vieja gloria. Físcamente está acabado. Lo demostró en el Real Madrid esta temporada y lo ha vuelto a demostrar hoy ante España. Croacia ha jugado descabezada, sin  un líder que la guiara. Patética ha sido la imagen de su empujón descarado a Pedri en la prórroga. Era la imagen de la impotencia ante un relevo inevitable.

Y la selección de Luis Enrique se ha aprovechado de las carencias de Modric y de Croacia. Y eso que la cosa empezó con regalo de Unai Simón, que ha encajado el gol más bobo de la Eurocopa. Pero Pedri, que sí es el futuro, ha empuñado la batuta de España y la ha conducido hacia los cuartos de final. La denostada España de Luis Enrique ha pasado por encima de Croacia. Sólo ha cedido en los compases finales del tiempo reglamentario. Pero en el global del encuentro ha sido muy superior. Sarabia empató, Azpilicueta y Ferran Torres pusieron el 3-1. Luego empató Croacia en los últimos minutos. Y en la prórroga el proscrito Morata ha abierto el camino de la victoria con el 4-3 y luego Oyarzábal ha liquidado el choque anotando el 5-3.



Día de luto entre la prensa madridista, que tiene los cuchillos afilados desde el primer partido, dispuestos a hincarlo sobre Luis Enrique y todos sus seleccionados para reclamar a Sergio Ramos, Nacho o Lucas Vázquez. Pero nadie les ha echado de menos. Luis Enrique fue valiente. Sabía que se exponía a una crucifixión en toda regla por no llamar a un solo jugador de un  equiupo en el que los españoles sólo están de adorno. Y ahí han brillado Busquets, Jordi Alba, Pedri y Eric García. 

Y eso duele. 



Comenta con Facebook