Casemiro lidera una revuelta en la selección de Brasil contra Bolsonaro

Casemiro lidera una revuelta en la selección de Brasil contra Bolsonaro

| 2021-06-04

| Carlos Muñiz

Los jugadores de Brasil se muestran contrarios a la decisión del presidente Bolsonaro de organizar en su país la Copa América. Consideran que no se dan las condiciones necesarias.

Hay lío y del gordo en la selección de Brasil. Los jugadores de la canarinha, liderados por su capitán, el madridista Casemiro, han protagonizado un plante como señal de protesta contra la decisión del gobierno brasileño de organizar la Copa América. Los internacionales brasileños entienden que no se dan en su país las condiciones de seguridad por la pandemia para organizar un evento de esta naturaleza.

La CONMEBOL ha anunciado que Brasil será el país organizador de la Copa América, a nueve días de su inicio, tras la renuncia de Argentina como sede de la competición a causa de los registros negativos de contagio por coronavirus entre su población. Y los jugadores brasileños consideran que Brasil no está mejor y no está en condiciones de organizar el torneo.



En los días previos a la Copa América el combinado brasileño está concentrado para jugar dos partidos valederos para la fase clasificatoria del Mundial de Qatar 2022. Y como señal de protesta, Casemiro, que debía comparecer junto al seleccionador, Tite, en la rueda de prensa previa al partido que enfrentará hoy la canarinha con Ecuador, optó por no comparecer como señal de protesta con la decisión del gobierno brasileño.

Serio conflicto político en Brasil

Tite se vio obligado a justificar la ausencia de Casemiro: "Los jugadores tienen una opinión, contraria al presidente, sobre disputar el torneo. Es por ese motivo la ausencia hoy aquí de nuestro capitán, Casemiro".



La deficiente situación sanitaria que se está viviendo en Brasil con Bolsonaro al mando es la causa del embrollo. Finalmente Brasil ha conseguido organizar cuatro sedes para servir de escenario a los partidos de la Copa América: Brasilia, Río, Goinaia y Cuiabá. 

En las próximas horas se conocerá hasta dónde están dispuestos a llegar los jugadores. Una cosa es implantar la ley del silencio y negarse a hacer manifestaciones públicas. Otra bien diferente sería negarse a jugar, lo que desencadenaría un serio conflicto a nivel político dentro de brasil. 



Comenta con Facebook