Lo que no explican de Wijnaldum los que dicen que no tiene ADN Barça

Lo que no explican de Wijnaldum los que dicen que no tiene ADN Barça

| 2021-05-31

| Fede Peris

A sus 30 años, y después de 641 partidos, Wijnaldum no sabe lo que es una tarjeta roja directa ni una doble amonestación

Gini Wijnaldum no es un tuercebotas, aunque así nos lo quieran vender los puristas del guardiolismo defensores de un sistema que ha impedido a Guardiola volver a ganar la Champions League desde que se fue del Barça.

Es posible que al Manchester City le faltara un Wijnaldum para conseguir el equilibrio entre sus líneas que no mostró en la final de la Champions League frente al Chelsea. Lo cierto es que los defensores de la pureza del estilo del Barça sitúan a Wijnaldum duera del ADN culé y en la línea de Paulinho o Arturo Vidal, dos futbolistas que rindieron a gran nivel en el Barça, aunque no acariciaran el balón como Xavi o Iniesta.



El polémico ADN Barça

Pero un detalle que hoy recuerda el diario Sport muestra que Wijnaldum no es un tuercebotas y que, además de imponer su poderío físico, también juega. Y juega sin necesidad de dar patadas, como nos han querido vender los que le acusan de no poseer el ADN Barça que exige a sus futbolistas tocar, tocar y tocar el balón.

Al menos el hecho de que no haya sido jamás expulsado de un terreno de juego, ni por tarjeta roja directa ni por doble amonestación, confirma que lo suyo es algo más que dar patadas cuando se dedica a tareas defensivas.



Wijnaldum, que ya tiene tras de sí una amplia experiencia profesional a sus 30 años, no ha sido expulsado nunca ni en el Liverpool ni en sus otros equipos, el Newcastle, el Feyenord y el PSV Eindhoven. Además, se lesiona poco. Ya ha jugado 641 partidos entre sus clubes (568) y la selección holandesa (73):  49.771 minutos en 15 temporadas.

A lo largo de toda su carrera ha visto 32 tarjetas amarillas, lo que equivale a una tarjeta cada 20 partidos.



 

 



Comenta con Facebook