Después de tirar LaLiga de fútbol, Laporta conduce al baloncesto al desastre

Después de tirar LaLiga de fútbol, Laporta conduce al baloncesto al desastre

| 2021-05-30

| Fede Peris

Los cambios inoportunos que Laporta ha adoptado en la sección de baloncesto le han pasado factura en la Final Four

El Barça ha ganado hoy el torneo LaLiga Promises Santander al imponerse en la final al Sevilla (3-0). Y luego el equipo femenino de fútbol ha ganado la Copa de la Reina venciendo al Levante en la final por 4-2 y firmando así el triplete (Liga, Copa y Champions). Pero lo que hoy interesaba más al barcelonismo era la final de la Euroliga de baloncesto, que ha perdido el Barça ante el Anadolu Efes turco. 

Y Joan Laporta tiene mucho que ver en el fracaso del Barça en la final. El presidente no juega, por supuesto, pero el presidente se encargó de dinamitar la sección en cuanto tomó posesión del cargo. Despidió sin contemplaciones al arquitecto del mejor equipo de la historia del baloncesto blaugrana, Nacho Rodríguez, para colocar en su lugar a su amigo Juan Carlos Navarro, que no va sobrado de luces para ejercer como mánager.



Laporta consiguió con gran facilidad generar mal rollo en un vestuario en el que hasta su llegada todo había ido sobre ruedas. Pero Laporta, con su sectarismo, lo ha conseguido. Ha echado al responsable de la formación de esta plantilla y ha dejado huérfanos a los futbolistas. Los primeros frutos de la gestión Laporta en baloncesto se han recogido hoy en Colonia. Ya en 2003, Laporta heredó un Barça campeón de Europa que él se encargó de dinamitar en unos meses. Esta vez se ha encontrado a un equipo finalista de la Euroliga. Veremos en qué queda este equipazo en los próximos años, con la vuelta de Jordi Cubells como directivo responsable de la sección después de mostrar su total ineptitud en la primera etapa de Laporta. Cuentan las malas lenguas que en 2003 a Cubells le tocó el baloncesto porque era el directivo más alto de toda la junta.

Laporta ha dinamitado un gran equipo de baloncesto

Laporta empieza con mal pie en el baloncesto, como en el fútbol. También el primer equipo de fútbol estaba protagonizando una espectacular remontada en LaLiga para dar caza al Atlético de Madrid. Pero algo pasó ahí en cuanto Laporta tomó posesión del cargo. Y con Laporta en la presidencia el equipo blaugrana tiró una Liga que tenía en sus manos. Y eso sucedió con Laporta en la presidencia, aunque haya querido escurrir el bulto culpando a anteriores errores de gestión de los directivos del pasado. Pero el bajón no llegó en el pasado, llegó con Laporta en la presidencia. Él mejor que nadie sabrá por qué.



Lo cierto es que el Barça de Laporta se ha pegado un batacazo en la Liga de fútbol. Y se la ha vuelto a pegar en la final de la Euroliga. Laports sabrá por qué ha desmontado la sección de baloncesto generando el caos interno con el cambio de Nacho Rodríguez por Navarro, un tipo que no inspira simpatías en el vestuario. ¿No podía esperar a que acabara la temporada? Ahora Laporta recoge los frutos de su siembra. 

No aprende. Le sobra palique y le falta coherencia y sentido común. Pero está obsesionado con las purgas y ahora se preguntará por las causas del fracaso. Que se mire al espejo.



Comenta con Facebook