Laporta no puede pagarle a Koeman el finiquito que le corresponde

Laporta no puede pagarle a Koeman el finiquito que le corresponde

| 2021-05-20

| Fede Peris

El despido de Koeman le costará al FC Barcelona más de 20 millones de euros

Ronald Koeman tiene firmado con el FC Barcelona dos temporadas y Joan Laporta quiere cargárselo de inmediato. El técnico holandés, que estaba dispuesto a seguir en el Barça perdiendo dinero, no perdonará un euro de lo que le corresponde si es despedido. Y Laporta no le puede pagar el finiquito.

El FC Barcelona ha ingresado un préstamo de Golden Sachs para hacer frente a su dramática situación financiera a corto plazo... y para convencer a Messi con razones de peso para que siga. Eso implica que los 500 millones ya tienen destino y no queda nada para fichajes. El club se ha despedido de Haaland y sólo afrontará incorporaciones que lleguen con la carta de libertad (Agüero, Eric García, Depay o Wijnaldum).



No hay dinero para indemnizaciones

El problema es que para llevar a cabo la revolución en la plantilla que tiene planeada Joan Laporta, habrá que aflojar la pasta en indemnizaciones. Empezando por Ronald Koeman, que exigirá si es despedido el pago íntegro de la ficha del año que le resta (dejó su trabajo como seleccionador holandés para atender la llamada del Bsrça) y reclamará, además, lo que puso de su bolsillo para pagar la cláusula de rescisión de la Federación Holandesa y el pago aplazado que acordó con la directiva por el coronavirus.

Es decir, el FC Barcelona deberá abonarle a Ronald Koeman los 7,5 millones de ficha de la próxima temporada (15 millones brutos), más los cinco millones que adelantó para poder fichar por el Barça, más el pago aplazado resultante del recorte de su salario por la pandemia. Entre pitos y flautas el Barça deberá indemnizar a Koeman con más de 20 millones brutos que ahora mismo no están disponibles en sus arcas.



El capricho de echar a Koeman saldrá caro

El capricho de echar a Koeman le saldrá caro a Laporta, que no se encuentra cómodo con un entrenador al que no ha traído él al Barça y, por tanto, no es suyo, y que además despierta recelos entre los pesos pesados de la plantilla tras sus últimas broncas y tampoco era de la camarilla de Johan Cruyff en vida. Nunca le hizo la pelota y, a pesar de compartir nacionalidad, no era uno de sus discípulos. Siempre se desmarcó del gurú que guía los pasos de Laporta.

Laporta ya echó a Radomir Antic en cuanto tomó posesión de su cargo en su primera etapa en 2003 para colocar a Frank Rijkaard, que vivió de Ronaldinho hasta que pudo vivir de Messi y acabó absorbido por la autocamplacencia y el pasotismo.



 

Comenta con Facebook