¡Al carrer! El Chelsea tumba a la arrogancia, soberbia y prepotencia del Real Madrid

¡Al carrer! El Chelsea tumba a la arrogancia, soberbia y prepotencia del Real Madrid

| 2021-05-06

| Pedro Riaño

El Chelsea ha destapado la gran mentira que los palmeros mediáticos al servicio de Florentino han inventado para tapar las miserias del Real Madrid.

Pues sí. Pep Guardiola estará en la final de Estambul y Zinedine Zidane no. El técnico del Real Madrid ha ganado tres Champions, y ninguna de ellas ha quedado para el recuerdo por el juego de su equipo. Guardiola ha ganado dos, y las dos memorables. Zidane ya es como Mourinho, un especialista en semifinales de Champions al que se le aplaude por llegar tan lejos. Guardiola estará en la final y el madridismo lo verá por la tele, como los demás. Los resultadistas que sólo miran los títulos lo van a pasar mal.

El Real Madrid ha caído en semifinales, como el Barça otros años. Y el Chelsea ha destapado sus miserias y la gran mentira que envuelve a este equipo. Hace una semana Josep Pedrerol, el palmero mayor de Florentino Pérez, siempre al servicio del ser superior, afirmaba que el Madrid era favorito porque el Chelsea le había permitido salir vivo del primer partido. Y como el Madrid no iba a jugar peor en Londres que en su campo de entrenamiento, el Chelsea ya podía ir preparándose por la que se le iba a venir encima. Son así de faroleros.



El Madrid no merecía llegar a la final

Y lo que ha pasado es que el Chelsea le ha vuelto a dar otro baño al Real Madrid. Dos mejor que uno. El Madrid aún podía jugar peor que en el campo de entrenamiento. El Chelsea le ha marcado dos y pudieron ser siete. Y...¡al carrer! El dignísimo representante del fútbol español, a la calle. Se ha acabado la tontería del himno de la Champions, del escudo, de la camiseta... Este Real Madrid es un equipo del montón que no estará en la final porque no lo merece. Sólo por eso. Y suerte ha tenido de llegar hasta aquí porque estuvo muy cerca de jugar la Europa League. Pero la flor siempre aparece para maquillar la cruda realidad.

Y el Chelsea, que no es nada del otro mundo (está a 19 puntos del City de Guardiola en la Premier) le ha dejado retratado. A Zidane, que vive de la flor y cuando la flor se marchita no es nadie, por muchas Champions que gane. A Vinicius, ¿dónde están los que dicen que Vinicius es un fenómeno, señor Pedrerol? A Benzema, ese con el que han fabricado otra mentira tratando de venderle como Balón de Oro. Al galáctico Hazard, que ha reído mucho y ha jugado poco en Samford Bridge, su casa. A Sergio Ramos, que está más cerca de los cuarenta que de los treinta y quiere cobrar como si tuviera veinte...



Mentiras, intoxicaciones y manipulaciones

Este equipo es un equipillo que no juega a nada. Pero eso no es novedad. Lleva toda la temporada sin jugar a nada, pero va saliendo adelante como puede mientras el aparato de propaganda al servicio de Florentino Pérez nos acribilla con lo del himno, del escudo, de la camiseta... ¡Cuánta mentira! ¡Cuánta intoxicación! ¡Cuánta manipulación! El Real Madrid es un castillo de naipes que puede caer al menor soplido. Hoy ha soplado el Chelsea, como días atrás soplaron el Getafe y el Betis.

Cuántas tonterías hemos tenido que oirle a Tomás Roncero, que vive de sueños y alucinaciones de lo que aún no ha pasado y que se lleva un castañazo tras otro porque sus deseos nunca se convierten en realidad. Florentino Pérez se ha gastado un pastón construyendo este equipo para aspirar otra vez al "nadaplete". Como cada año, salían a por el triplete. Como cada año, mentiras y más mentiras.



Ya está bien de engañar a la gente. Tienen muy mal perder y han intentado esconder las miserias de este Real Madrid escondiéndose detrás de la mentira de la UEFA. "Al Madrid le pitarán dos penaltis en contra ante el Chelsea" juraba Pedrerol. ¿De qué penaltis hablaría? ¡Más mentiras! ¡Más manipulación! ¡Más intoxicación! Lo tenían todo previsto. Si hay un par de jugadas polémicas y el Madrid cae, la echaremos la culpa a la UEFA y su venganza por el golpe de estado del rebelde y sedicioso Florentino Pérez. Lo último lo digo yo. Ellos, los propagandistas, no se atreven.

Pero ni eso. Tampoco pueden echarle la culpa al árbitro ni a la UEFA. Y ahora se tendrán que comer a Pep Guardiola en la final de Estambul mientras Mourinho acaba de encontrar trabajo después de que le hayan despedido en tres clubes diferentes (uno de ellos el Chelsea) desde que se fue del Real Madrid. Con Mourinho, que el Real Madrid llegara a la semifinal era un éxito. Como ahora. Eso dicen los resultadistas que le echan en cara a Guardiola que no llega a la final desde hace diez años. Sólo es un fracaso si es el Barça el que se queda a las puertas de la final.



La propaganda bombardeará lo que a Florentino más le interese. Pero el ridículo del Real Madrid ha sido mayúsculo. Y no porque haya caído en la semifinal, sino por el bombo y autobombo de esos trompetistas mariachis que bailan al son que marca el ser superior, los mismos que han presumido de decimocuarta sin haber llegado a la final. Sólo había que oír a Josep Pedrerol, el portavoz palmero oficial de Pérez, hace apenas una semana dando por eliminado al Chelsea porque le pudo meter ocho al Real Madrid en el primer partido y sólo anotó uno. Así funciona la claca de Florentino Pérez. Les dan un baño y en lugar de taparse se ponen chulos.

El Real Madrid actual causa pena

Ahora resulta que el Real Madrid ha caído en Stamford Bridge porque estaban fundidos. ¿A quién quieren engañar? Con el depósito en la reserva llegan todos. Y el Chelsea más que el Real Madrid, que juega más competiciones. No pueden estar fundidos cuando cayeron en la primera ronda de la Copa ante el Alcoyano y se ahorraron cinco partidos que, por ejemplo, sí ha jugado el Barça de más. ¿Fundidos? ¿No son atletas? ¿No les pagan a final de mes?

Viven en una burbuja de sueños y de ilusiones. El problema es que haya alguien que les crea. El Real Madrid está fuera de Europa y el nadaplete anda de nuevo al acecho. El Chelsea le ha dado una sonora bofetada a la prepotencia, la arrogancia y la soberbia de quien cree que puede ganar los títulos por real decreto mirando a los demás por encima del hombro. Ya saben, el himno, el escudo, la camiseta... ¡Tonterías!

El Real Madrid tendrá muchos botijos y ánforas de dudosa procedencia en el pasado, pero su equipo actual más que admiración causa pena. La misma que su claca de pelotaris y mariachis palmeros que mienten más que hablan. Ya sólo les falta cambiar el resultado porque no es de su agrado. Todo llegará.

Comenta con Facebook