El Madrid recupera el espíritu de la última Liga (1-3)

El Madrid recupera el espíritu de la última Liga (1-3)

| 2021-03-20

| Redacción MB

Dos goles de Benzema abren el camino de la victoria en Vigo. Más presión para Atlético y Barça, que ya está por detrás.

El Real Madrid se llevó una trabajada victoria de Balaídos tras imponerse por 1-3 al Celta de Vigo. Los dos goles conseguidos por Karim Benzema en el primer acto terminaron siendo decisivos para que los de Zidane se llevaran los tres puntos y, con ello, se pongan por encima del Barcelona en la clasificación y se sitúen, a la espera de lo que pase el domingo, a tres puntos del Atlético.

El Real Madrid se plantó en Vigo después de su victoria en Champions y con una idea clara, ganar en Vigo y presionar a Barcelona y Atlético aprovechando que ambos jugaban el domingo. En esta ocasión Zidane también dejó su ‘firma’ con la alineación sacando a Valverde y guardándose tanto a Rodrygo como a Asensio. No había 3-5-2 pero tampoco 4-3-3. Esta vez 4-4-2. El camaleónico entrenador del Madrid le daba una vuelta más al aspecto táctico.



En los primeros compases de encuentro nos encontramos con un invitado tan especial como inesperado, el viento. De hecho, Vinicius estuvo a punto de generar una ocasión muy clara aprovechándose de la falta de entendimiento de Mallo y Villar con el aire como aliado a la hora de frenar un balón que acabó en los pies del jugador del Madrid cuando lo tenía todo perdido. La jugada acabó con un remate de Benzema algo escorado que se estampó contra un defensa.

El ‘9’ francés iba a ser, precisamente, el protagonista de la primera gran ocasión de peligro del conjunto blanco que, además, acabó en la red del Celta. Toni Kroos, demostrado que cada vez que tiene delante al Celta su fútbol ofensivo se ilumina aún más delo normal, desbordó en la frontal del área y le metió un pase tan preciso como complicado a un Karim que, en posición correcta, tuvo tiempo para recibir, acomodarse y golpear al palo largo. Una definición de 10 para el ‘9’ del equipo. El Madrid hacía diana en su primera llegada, 100% de efectividad, justo lo que demandan este tipo de encuentros post-Champions.



El Madrid estaba cómodo, no sufría y, además, arriba mordía para complicarle la vida al Celta. De hecho, en una recuperación brutal de Kroos, prácticamente en la frontal del área local, el equipo de Zidane logró el 0-2. Ese balón robado por el germano a Tapia le cayó directamente a Benzema que, tras unos pequeños pasos de arranque e internada en el área, puso el balón con la izquierda lejos de un Villar que se venció para el otro lado. El hoy capitán blanco había tenido dos y ambas terminaron en el fondo de la red. Solidaridad y efectividad. Los merengues no hacían prisioneros y mandaban con puño de hierro.

Eso sí, el cuadro de Zidane afeó a última hora su actuación del primer tiempo con un error infantil. Una falta colgada hacia el área del Madrid mostró un fallo en cadena de la zaga merengue que dejó completamente solo a Mina para que, de cabeza, rematara hacia el palo derecho de la meta de Courtois. Si los blancos habían logrado dos goles en otras tantas ocasiones, el Celta tuvo una y también la metió. Eso sí, el poso de sabor agridulce para los blancos tras recibir un gol tan evitable como el encajado era evidente.



La segunda mitad no empezó con las mismas sensaciones que la primera. El equipo de Zidane perdió el control del balón, se replegó más y fue el Celta el que tenía el dominio. Bien es cierto que Courtois tampoco recibía grandes remates sobre su portería, más allá de un tiro lejano de Aspas desde la frontal que logró despejar, pero la sensación de prepararse tanto para el contragolpe parecía una apuesta un tanto arriesgada.

Eso sí, contar en el campo con una flecha como Vinicius era una arma a explotar por parte del Real Madrid en el tipo de partido que se había planteado. De hecho, el joven brasileño tuvo una carrera por la banda en la que dejó a Araújo por el camino (Vini corriendo a más de 35 kilómetros por hora y el defensa local a poco más de 31) pero falló a la hora de asistir a Benzema.



El equipo merengue tenía claro que si no encaja ningún gol el partido era suyo. Por eso, parecía clara la premisa de mantenerse sólidos atrás y guardar el botín en forma de 1-2. Benzema estuvo cerca de lograr el 1-3 después de un nuevo error de Araújo que el delantero blanco casi aprovecha al rematar algo centrado sobre la meta de Villar.

Eso sí, había algo que el Madrid no tenía controlado bajo ningún concepto. Al árbitro. Y es que Melero López, que estuvo casero a más no poder, no sólo permitió que un jugador como Hugo Mallo repartiera patadas sin la menor intención de sacarle tarjeta sino que se inventó una falta de Modric en su propia frontal, con el croata en posesión de balón, que le regaló al Celta una ocasión de oro, un tiro libre que Aspas estrelló en el palo tras ser rozado, de forma salvadora, por Casemiro. Fue el último momento en el que el Madrid vio peligrar su marcador. Una victoria trabajada, de mérito, que redondeó en el descuento Asensio, empujando una asistencia de Benzema, y que lleva a los de Zidane al parón de selecciones vivo en Champions y vivo en Liga. Justo lo que se pedía.

Ficha técnica

Celta, 1 - Real Madrid, 3

Celta 1: Iván Villar; Hugo Mallo, Murillo, Araújo, AAron Martínez; Tapia, Denis Suárez, Brais Méndez (Beltrán 83’), Nolito (Solari 71’); Iago Aspas y Santi Mina

Real Madrid 3: Courtois; Lucas Vázquez, Nacho, Varane, Mendy; Casemiro, Kroos (Asensio 70’), Modric, Fede Valverde; Vinicius y Benzema.

Goles: 0-1 Benzema (20’), 0-2 Benzema (30’), 1-2 Santi Mina (40’), 1-3 Asensio (93')

Árbitro: Melero López. Amonestó a Vinicius, Tapia, Kroos, Nacho, Suárez, Solari, Modric

Estadio: Balaídos

Comenta con Facebook