El Real Madrid hace los deberes y se sitúa en órbita ganando al Inter (3-2)

El Real Madrid hace los deberes y se sitúa en órbita ganando al Inter (3-2)

| 2020-11-03

| Redacción MB

Un provindencial gol de Rodrygo en los últimos minutos recoloca al Real Madrid en el buen camino de la Champions League.

Hoy en día en el fútbol europeo es bastante extrañó el enfrentarse a un equipo con un sistema de 3 defensas. Y más aún siendo el oponente uno de los grandes. Esa propuesta del Inter de Conte ante el Real Madrid nos permitió ver un arranque de partido emocionante, con la sensación de que cualquiera de los dos equipos era capaz de llegar y de marcar.

De hecho, en cuestión de 25 minutos hubo hasta seis ocasiones de gol en el partido, tres por equipo. Empezó amenazando Asensio, tras una gran dejada de Hazard, pero el mallorquín se encontró con la mano de Handanovic. Se lamentaba Marco y no era para menos, el balón pedía encontrarse con la red porque la zona de golpeo era la ideal.



Eso sí, tras el buen inicio del Madrid llegó el turno del Inter. Los italianos firmaron tres llegadas consecutivas en dos minutos. Primero fue una llegada de Achraf la que fomentó la aparición de Perisic al segundo palo y un centro de éste cabeceado por Barella contra el larguero. La segunda la protagonizó Lautaro, con una acción dentro del área que acabó palmeando Courtois tras un ligero roce en Sergio Ramos. La última de este ramillete la tuvo Vidal, que además de repartir estopa tuvo un zapatazo desde lejos que se estrelló en el lateral de la red.

A partir de aquí, y después de que Valverde enviara por encima del larguero una dejada espectacular de Benzema, los goles. La acción del 1-0 fue una mezcla de atención, calidad y definición. Achraf hizo una cesión suicida hacia su portero a 50 metros de distancia, circunstancia que fue advertida por un Benzema que estuvo alerta para adelantarse a la llegada de ese balón. El francés lo interceptó, se quitó de encima a Handanovic con un regate y empujó la pelota a la red. El Madrid se adelantaba en un momento ideal, justo con los guantazos volaban de uno y otro lado.



El equipo de Zidane había logrado adelantarse y no tardaría mucho, apenas ocho minutos, en hacer esa diferencia más grande. Una jugada a balón parado, con un córner tocado por Kroos al primer palo, encontró la aparición estelar de Sergio Ramos, previo bloqueo involuntario de Casemiro, para que el capitán girara el cuello y pusiera el balón en la esquina contraria. Un gol que, por repetido, no dejaba de funcionar. El enfado de Conte con los suyos fue de órdago.

Eso sí, seguramente la peor noticia del primer acto fue que ese colchón de dos goles le duró al Madrid poco. Muy poco. Dos minutos. Ese fue el tiempo que necesitaron los italianos para firmar, eso sí, uno de los goles de la temporada. Una asistencia brutal de tacón por parte de Barella acabó con un gran remate de Lautaro hacia la red de Courtois. El toque del italiano despistó a propios y extraños salvo a Lautaro, más rápido que Varane, que recortó diferencias cuando el Madrid tenía como reto el haber aguantado su jugosa renta.



El segundo tiempo comenzó de forma distinta al arranque del partido. El Madrid ya no encontraba el área italiana mientras que el Inter tenía la consigna de presionar arriba para evitar que los de Zidane salieran cómodos desde atrás. A los blancos no se les veía nada cómodos, al revés, empezaba a aparecer ese temido enemigo llamado cansancio y las sensaciones no eran las mejores.

Los italianos tenían como premisa el tratar de aprovechar cualquier error del rival y lo hicieron. Una pérdida de balón de Casemiro obligó a Ramos a salir de su zona de confort y, con ello, dejar un agujero atrás que acabó aprovechando Perisic con un tiro cruzado que sorprendió a Courtois.



El Madrid había pasado de ponerse con una cómoda renta de dos goles a que le igualaran el choque. Psicológicamente el golpe era fuerte. Zidane había cambiado a los extremos, Hazard y Asensio, para sacar a esa dupla de jóvenes brasileños, Vinicius-Rodrygo, que iba a terminar siendo decisiva.

Y es que fueron precisamente los ‘chavales’ los auténticos culpables de que cuando peor le pintaban las cosas al Madrid…los blancos se pusieran por delante. Una carrera de Vinicius por la izquierda aprovechando su frescura y velocidad acabó con un centro al segundo palo que Rodrygo hizo bueno gracias a un control de 10 y a un remate de 12. Un golazo. Fue en la misma portería en la que Modric le marcó al Shakhtar. El del croata no sirvió de mucho, éste, además de los puntos, fue clave para que la vida del Madrid en esta Champions no se acabara antes de tiempo. Casi nada.

Ficha técnica

Real Madrid, 3 - Inter, 2

Real Madrid 3: Courtois; Lucas Vázquez, Varane, Ramos, Mendy; Casemiro, Kroos (Modric 77’), Valverde; Asensio (Rodrtgo 63’), Benzema y Hazard (Vinicius 63’).

Inter de Milán 2: Handanovic, D Ambrosio, De Vrij, Bastoni, Hakimi, Brozovic, Vidal (Nainggolan 86’), Young, Barella (Gagliardini 77’), Lautaro y Perisic (Alexis 77’)

Goles: 1-0 Benzema (25’), 2-0 Ramos (33’), 2-1 Lautaro (35’), 2-2 Perisic (67’), 3-2 Rodrygo (80’)

Árbitro: Clement Turpin. Amonestó a Vidal, Mendy, Brozovic, Valverde, Barella, Casemiro

Estadio: Alfredo Di Stéfano.

Comenta con Facebook