Looser Messi no se gana el sueldo: Ya no da para liderar al Barça

Looser Messi no se gana el sueldo: Ya no da para liderar al Barça

| 2020-11-01

| Pedro Riaño

Messi, vete. Gracias por todo y vete antes de que te recordemos por lo mal que juegas.

Leo Messi es un excelente profesional dedicado en cuerpo y alma a su profesión. Pero últimamente no se gana el sueldo. Su juego no da para cobrar 100 millones al año de salario, pero se los pagan igual, como si su rendimiento fuera el mismo que tenía de los 24 a los 32 años. Y ya no es el mismo. El Messi extraterrestre que hacía magia sobre los terrenos de juego ya no existe. Este es abolutamente terrenal. Pero sigue cobrando como si viniera de otro planeta.

Messi le toma el pelo al Barça en su útimo año

Aquel Messi de nivel once sobre diez se merecia los 100 millones que cobraba y más si era necesario. El actual, el terrenal, merece lo que cobran los demás, porque ya no es mejor que los demás. Es uno más. Y hasta podemos empezar el debate sobre si es peor que los demás. Al menos es el que más balones pierde. No marca goles, no da asistencias, no se va de nadie, pasa mal y regatea peor... Vistas así las cosas, Messi le está tomando el pelo al Barça en su último año.



Este Messi, el que se vio en Vitoria, y en Getafe, y ante el Sevilla, y en el clásico, e incluso en Turín, acabará poniendo de acuerdo al barcelonismo. ¡Que se vaya con viento fresco! Como en el caso de Ronaldinho, el barcelonismo le ha rendido pleitesía durante muchos años, asombrado por su magia sobre el césped. Pero el Messi actual no despierta ninguna admiración. Dicen sus defensores que Messi siempre ha ido a Argentina a salvar a la albiceleste y que en el Barça siempre han sido los demás los que le han salvado a él poniéndose a su disposición para darle brillo a su apellido.

Esta plantilla del Barça no es ningún desastre

Es posible. Quizá. Y ahora sus defensores proclaman que está plantilla está confeccionada para que Messi fracase. Complicado de aceptar. Fundamentalmente, porque esta plantilla actual, aunque Messi nos lo quiera vender así, no es ningún desastre. Incluso tiene jugadores que rinden más que él. No se puede decir que no da para ganar nada un equipo que tiene a Ter Stegen, a Piqué, Lenglet, Jordi Alba, Busquets, De Jong, Pjanic, Coutinho, Ansu Fati, Griezmann, Dembélé o Pedri. No puede ser que Coutinho sea un cero a la izquierda al lado de Messi y sea a la vez un fenómeno cuando salta al césped con la camiseta del Bayern y le marca dos goles en 15 minutos al Barça con Messi como rival.



Cada partido que pasa queda más claro que el que no da en este Barça es Messi. No da para liderar un equipo que padece una preocupante dependencia hacia él, que está absolutamente mediatizado con la obligación de buscarle y que no sabe hacer nada si Messi no lo decide antes. Este Barça nunca ha sido el "todos para uno y uno para todos". Siempre ha sido el "todos para uno". Y nada más. Y ahora más. El problema es que antes era rentable fiarlo todo a la carta ganadora de Messi. Pero ahora ya no. Su carta es perdedora. Y si la apuesta es él, el equipo está condenado a lo de Vitoria, haciendo el ridículo contra diez, o a más noches como las de París, Roma, Anfield o Lisboa.

El Barça perdedor de Messi

El Barça de Messi lleva cuatro jornadas seguidas sin ganar en La Liga: dos puntos de doce. Y Messi lleva cinco jornadas sin marcar y sin dar un pase de gol. Sólo anota de penalti.  Ha disputado los 90 minutos de diez partidos. Es decir, lo ha jugado todo. Porque su tiranía obliga a los entrenadores a no darle descanso. Él quiere jugar siempre. Es su manera de entrenar. Corre poquito y no se desgasta tanto en los partidos como en los entrenamientos.



Es un detalle más de su capacidad para hacer lo que le da la gana. A un tipo que cobra cien millones al año (el cliente más generoso de Hacienda) no se le puede decir que no a nada. Y así le va al Barça. Partiendo de la base de que es un profesional y de que su rendimiento lamentable de esta temporada (4 goles, los 4 de penalti) no se debe a un problema de actitud, sino de aptitud, lo mejor que puede hacer el Barça con Messi es abrirle la puerta para que se vaya. Mejor si es en el mercado de invierno que en el de verano, para intentar salvar la temporada. Y a Messi le estará eternamente agradecido el barcelonismo si se va. Y le recordará por lo mucho que hizo por el Barça, por su juego y sus goles maravillosos y por su decisión de largarse para acabar de consumar su declive en otros lares. Seguro que detrás del burofax iba este pensamiento.

Messi, vete. Gracias por todo y vete antes de que te recordemos por lo mal que juegas. No se puede emborrar de tan mala manera en unos pocos partidos un historial tan brillante y de tantos años. Fue el último gran error de Bartomeu. Debió dejarle que se fuera con la música a otra parte, fundamentalmente porque desafina y el sonido de toda la orquesta se resiente.



Comenta con Facebook