El Real Madrid apela a la épica y su ADN para evitar la derrota en el descuento (2-2)

El Real Madrid apela a la épica y su ADN para evitar la derrota en el descuento (2-2)

| 2020-10-28

| Redacción MB

Casemiro, en el minuto 93, evita lo que hubiera sido una auténtica catástrofe para el Real Madrid.

El Real Madrid sigue complicándose su clasificación para los octavos de final de la Champions tras su derrota en el campo del Gladbach por 2-0. Los blancos, que empezaron muy bien, fueron claramente de más a menos y se vieron castigados por la eficacia del equipo local...y de sus propios errores de cara a la meta rival. 

Es cierto que después del buen partido del Real Madrid en Barcelona hasta Zidane nos sorprendió a todos. No hizo rotación alguna en la alineación ante el Gladbach salvo la obligada, la de Lucas por el lesionado Nacho. El resto, exactamente los mismos que empezaron el choque del Camp Nou. Y pronto se vio por qué.



Y es que sin la necesidad de marcar gol, y con apenas un único remate de Kroos desde fuera del área, la primera media hora del Madrid en el Borussia Park fue de lo mejor de los blancos en lo que llevamos de temporada. Se vio a un equipo atrevido, con dos laterales, Lucas y Mendy, muy ofensivos, y con la sensación de que todo estaba preparado para que el 0-1 se instalara en el electrónico.

Sin embargo, y para sorpresa de todos, al Madrid le ‘vacunaron’ con la medicina que en muchas ocasiones los propios jugadores de Zidane han aplicado a sus oponentes. Una pérdida de balón en el centro del campo de los blancos facilitó la estampida de los alemanes hacia la meta madridista. En apenas tres toques, Thuram terminaba ganándole la espalda a Lucas y definía con un zurdazo ante la estirada de Courtois.



Era el primer tiro de los alemanes y hacían diana, seguramente una de las situaciones que, psicológicamente, más daño le pueden hacer a un rival. El Madrid había hecho una gran media hora que, para asombro de propios y extraños, no le dio más que para ir perdiendo 1-0.

A pesar del duro golpe, el equipo de Zidane intentó levantarse con el objetivo de devolver las tablas antes de la llegada del descanso. Asensio tuvo la opción de poner el 1-1 con un remate con su pierna mala, la derecha, dentro del área que acabó sacando el meta local, Sommer con un despeje más efectivo que vistoso.



El Madrid era consciente de que necesitaba ese golpe de efecto en forma de empate, a poder ser cuanto antes. Estuvo cerca, con una volea de Asensio que, tras tocar en un defensa, golpeó el palo de la portería local. Sin embargo, como ya sucedió en el primer acto, fue el Mönchengladbach el que, con pocos toques, iba a duplicar su renta en el partido tras un doble fallo madridista. Primero fue Mendy, habilitando la jugada al romper el fuera de juego, y posteriormente Courtois, con un despeje demasiado centrado, los que facilitaron que Thuram sólo tuviera que empujar el 2-0. La montaña se le hacía demasiado alta a los de Zidane.

El entrenador del Madrid lo vio crudo y sólo 13 minutos más tarde de la llegada del 2-0 decidió dar entrada a Modric y a Hazard de una tacada. Courtois, en un mano a mano con Plea, evitaba el tercero de la noche, con una gran parada en una acción que llegó poco antes de que Hazard, con la izquierda, tuviera en sus botas el 2-1 con un reámate al primer toque que estuvo a punto de entrar.



El partido entraba en sus minutos finales y no había ninguna señal positiva que invitara a pensar en que el Madrid pudiera rascar algún punto. Eso sí, cuando menos lo parecía, un arranque de garra de Casemiro, peleando un balón aéreo en el segundo palo cuando parecía que la pelota se marchaba, le dio a Benzema la ocasión de anotar el 2-1 con un remate de primeras con la izquierda. El Madrid tenía algo menos de 10 minutos, descuento incluido, para buscar un gol que, en condiciones normales habría sido un mal resultado, pero que según se había desarrollado todo se daba por bueno.

Como a este equipo parece que le va eso de jugar al filo de lo imposible, el Madrid subió a Ramos y a Varane para buscar remates aéreos y logró premio. Una pelota colgada al área local la llegó a tocar Ramos para asistir a un Casemiro que estampó el balón en la red para poner el 2-2. El gol apenas se celebró, se deseaba el tercero aunque no hubo tiempo para ello. Sin embargo, el hecho de impedir que el Gladbach se llevara la victoria ya es todo un triunfo para un Madrid que en el minuto 86 tenía un pie cerca de la eliminación y que salió de Alemania con una extraña sensación de alivio a pesar del mal resultado.

Ficha técnica

Borussia Moenchengladbach, 2 - Real Madrid

Borussia Mönchengladbach 2: Sommer; Lainer, Elvedi, Ginter, Bensebaini; Neuhaus, Kramer; Thuram (Herrmann 71’), Stindl, Hofmann; Plea

Real Madrid 2: Courtois; Lucas, Varane, Ramos, Mendy; Casemiro, Kroos (Modric 70’), Fede Valverde; Asensio (Rodrygo 83’), Vini Jr (Hazard 70’) y Benzema

Goles: 1-0 Thuram (32’), 2-0 Thuram (58’), 2-1 Benzema (85’), 2-2 Casemiro (93’)

Árbitro: Orel Grinfeld (ISR). Amonestó a Stindl, Bensebaini Bensebaini, Casemiro

Estadio: Borussia Park.

Comenta con Facebook