Ni rastro del auténtico Real Madrid en el estreno de la Champions League (2-3)

Ni rastro del auténtico Real Madrid en el estreno de la Champions League (2-3)

| 2020-10-22

| Redacción MB

El Real Madrid perdía 0-3 en el descanso y llegó a empatar en el tiempo de descuento, pero el VAR anuló el tanto por fuera de juego posicional de Vinicius.

El Real Madrid arrancó la Champions de la peor forma posible, con una derrota ante el Shakhtar en casa por 2-3. Tras una nefasta primera parte que acabó 0-3, el Madrid lo intentó en la segunda pero sin el premio de la remontada. El equipo sigue sin jugar a nada y las sensaciones de cara al Clásico, a pesar de que el Barcelona tampoco está en un buen momento, no son nada buenas.

Después de lo que había sucedido ante el Cádiz se esperaba que la puesta en escena del Madrid, más allá de los múltiples cambios realizados por Zidane, fuera algo más pujante. Es cierto que hubo un primer impulso por parte de los blancos de ir a presionar arriba, con Valverde siendo la punta más avanzada de esa presión, sin embargo, el equipo se fue desinflando con el paso de los minutos hasta el punto de mostrar sus vergüenzas con excesiva frecuencia.



Y es que la presión descoordinada de los blancos dejaba una serie de agujeros a su espalda que poco tardaron en descifrar los ucranianos. De hecho, a los 13 minutos tenía que aparecer Courtois, el actor principal de cada partido del Real Madrid, para evitar un mano a mano con Marlos. El brasileño del Shakhtar aprovechaba  un error garrafal de un equipo asustado, timorato. No tenía buena pinta la tarde-noche.

Los síntomas que había mostrado el Madrid dejaron paso a las realidades. Y las mismas evidenciaron que este equipo está lejos de su mejor forma. No había ideas y se atacaba casi tan mal como se defendía. Para colmo de males, el hecho de tener a Mendy a pie cambiado implicaba la titularidad de un Marcelo al que le empieza a venir grande todo esto. Era tal el batiburrillo que tenía montado Zidane atrás que, al final, los ucranianos no iban a desaprovechar semejante ‘despelote’ como si del mejor Bayern de Múnich se tratara.



La falta de contundencia de los jugadores blancos en la jugada del 0-1 fue fiel reflejo de lo que estaba siendo el Madrid. Blandos, como si no fuera con ellos la cosa. Algo inadmisible para este nivel y que hasta un equipo ‘de medio pelo’ como los ucranianos, con infinidad de bajas, aprovecharon para martillear la portería de Courtois hasta en tres ocasiones en el primer acto. Primero fue Teté el que abría la lata, con un remate cruzado que superaba la estirada de Courtois.

El Real Madrid no solo no sabía ni por donde le daba el aire sino que la sensación de que no había nadie al mando de todo esto era preocupante. Así llegaron los goles visitantes que supusieron el 0-2 y el 0-3, el primero obra de Varane en propia puerta y el tercero logrado por Solomon, retratando que ahora mismo el Madrid no está para competir ni ante la segunda división del fútbol europeo. Un bochornoso 0-3 al descanso que, seguramente, ni el más antimadridista se hubiera creído. El problema era que tampoco resultaba tan extraño. Totalmente vergonzoso.



La solución que buscó Zidane tras el descanso fue la entrada de Benzema por Rodrygo. El joven brasileño estuvo tan desaparecido como cualquiera de sus compañeros, pero esta vez le tocó a él.  A pesar de todo, cuando se podía esperar un ataque de amor propio por parte del equipo blanco, tampoco es que la cosa mejorara en exceso, más allá de liarse a meter pelotazos al área.

Eso sí, estaba claro que el Madrid necesitaba un golpe anímico. Con lo mal que lo había pasado y lo fatal que estaba jugando era evidente que los de Zidane buscaban ese ‘chispazo’ que les metiera en el partido, al menos en lo moral. Luka Modric fue el encargado de darle ese toque de esperanza a los blancos con un golazo desde fuera del área. El croata le pegó con el alma y la pelota entró por la escuadra.



El Madrid había logrado el 1-3 en un momento ideal, poco después de volver del descanso. Eso sí, el Shakhtar le volvió a perdonar la vida casi a renglón seguido con un remate que se le marchó fuera a Dentinho por centímetros. Los ucranianos habían tenido el 1-4, lo habían perdonado y, como suele suceder, la ‘ley del fútbol’ cayó sobre ellos como una losa.

Zidane tocó la tecla de Vinicius, que suele ir acompañada de la agitación, y en un tiempo récord (14 segundos), dio sus frutos. El brasileño, recién ingresado en el campo, le robaba la cartera a Marlos y marcaba el 2-3 para darle vida a un Madrid que había pasado del K.O a la supervivencia.

Al igual que sucedió después del tanto de Modric, el Shakhtar tuvo nuevamente la ocasión de matar la reacción del Madrid. Courtois vio cómo Tete se presentaba delante de sus barbas tras aprovechar el enésimo fallo de la defensa madridista. El portero belga se hizo grande ante su oponente y, con la pierna en el suelo, logró salvar una jugada que resultó decisiva para volver a manter a los de Zidane en el partido.

Tras el subidón del doble recorte en el marcador, el Madrid se fue poco a poco apagando. Únicamente las carreras de Vinicius parecían el método más fiable para acercarse a algo parecido a un gol, sin embargo, el joven brasileño estaba demasiado solo en sus intentos, nadie más generaba peligro. De hecho, el exceso de balonazos al área de Marcelo, lo único que intentaba de forma sistemática, acababa siempre en despejes de la defensa visitante.

Al final, el Madrid encontró premio en el último minuto, en una jugada de estrategia rematada por Valverde a la red pero que el VAR anuló por fuera de juego de Vinicius al encontrarse justo delante del portero, seguramente impidiendo la visibilidad de Trubin. Fue el colofón final a una tarde triste que deja al Madrid en crisis a tres días de jugar el Clásico. Con una mala pinta terrible.

Ficha técnica

Real Madrid, 2- Shakhtar Donetsk, 3

 

Real Madrid 2: Courtois, Mendy, Varane, Militao, Marcelo, Casemiro, Valverde, Modric (Kroos 70’), Asensio, Rodrygo (Benzema 46’) y Jovic (Vinicius 58’).

Shakhtar 3:  Trubin, Dodo, Khocholava, Marcos, Dentinho, Marlos, Tete, Korniienko, Solomon (Vitao 88’), Maycon y Bond

Goles: 0-1 Tete (28’), 0-2 Varane (p.p 32’), 0-3 Solomon (42’), 1-3 Modric (53’), 2-3 (Vinicius 58’).

Árbitro: Srdjan Jovanovic (SRB). Amonestó a Korniienko, Asensio, Militao

Estadio: Alfredo Di Stéfano.

Comenta con Facebook