Punto Pelota reescribe la historia de Víctor Valdés

Punto Pelota reescribe la historia de Víctor Valdés

| 2013-01-22

| Administrador

Todo vale para desestabilizar al Barça. Incluso la mentira. Quim Domènech, el periodista que recibió la filtración de Víctor Valdés y que anunció en exclusiva en Punto Pelota que el portero blaugrana no renovaría su contrato, no tiene ningún inconveniente en recurrir a la mentira con tal de servir a quien le ha hecho el favor de concederle un trato de favor informativo.

El pago por la primicia es bombardear a todo el que no se alinee con Víctor Valdés y, de paso, lanzar porquería contra el club. Explica hoy la web de Punto Pelota que Víctor Valdés nunca tuvo buena relación con Sandro Rosell. Lo que no explica Punto Pelota es que Víctor Valdés nunca tuvo buena relación con casi nadie. Y el colmo de lo tolerable es cuando se reescribe la historia para lavarle la cara al portero por antiguas fechorías que existieron, aunque ahora no quede bien airearlas.



Dice Punto Pelota que "se contó que Víctor Valdés se había negado a entrenar con el filial, cuando en realidad tenía permiso para ausentarse ese fin de semana. Aún así, tuvo que pedir perdón por algo que no hizo, lo cual le llevó a desconfiar de la prensa y el entorno blaugrana desde entonces". Nada más lejos de la verdad. Víctor Valdés desapareció tres días. nadie del club sabía dónde estaba. Incluso se temió por su integridad. Se entendió como un desafío al entrenador. Existen imágenes de una entrevista a Quique Costas, entonces entrenador del filial, en la confirma que nadie en el club sabía nada de él desde hacía tres días. Aquel momento se vivió con mucha tensión e incluso se planteó la posibilidad de expulsar al portero del club por indisciplina. Y si pidió perdón es porque los estatutos concedían plenos poderes a la directiva para ponerle de patitas en la calle. Nadie le dio permiso, aunque ahora quede muy bien distorsionar la realidad para favorecer como pago a quien filtra información exclusiva. En este primer incidente grave con el club ya se ganó la desconfianza de sus compañeros, lo que justifica los enfrentamientos con varios de ellos que ha tenido en los entrenamientos.

Se acusa también de manera infundada a Sandro Rosell de fichar "a Rüstü, alegando que había que traspasar al portero de La Masía junto a Puyol y Xavi". Rustu jugó 4 partidos en su primera y última temporada completa en el Camp Nou. Víctor Valdés en cambio jugó 33 y fue el indiscutible portero titular. Lo del traspaso de Puyol al Málaga es anterior. Fue en la época de Gaspart y el responsable Serra Ferrer. El retorno de Van Gaal frenó la operación. Y los problemas de Xavi fueron con Rijkaard y el clan Cruyff en su primer año. El técnico holandés quería un centro del campo con futbolistas fuertes, tipo Motta, y no era partidario de los "bajitos" hasta que finalmente tuvo que dar su brazo a torcer por el excelente rendimiento del de Terrassa. A Quim Domènech le han informado mal.

Y añade Punto Pelota que Víctor Valdés "cree que fuera del vestuario no se le ha apoyado demasiado". Pero no explica quién y en qué sentido no se le ha apoyado. ¿Alguien le ha hecho la vida imposible? Que lo diga. Pero no vale todo. Tampoco distorsionar la verdad para pintar una realidad a medida. Seamos serios.



Comenta con Facebook