Mourinho también está triste

Mourinho también está triste

| 2012-11-19

| Administrador

Los que más han insistido con este asunto han sido el diario "As" y "El Economista", que no dudan al afirmar que el futuro del míster no está en el Santiago Bernabéu. El diario "As" lleva a cabo, además, una batalla paralela con Cristiano Ronaldo, al que no han dejado de cuestionar desde hace unos días y a cuya campaña de desprestigio entra también Mourinho. Curioso que lo haga la prensa de la Caverna. ¿Será que se habrán dado cuenta de lo que están haciendo con el Real Madrid?

Incluso Mourinho tendría ya el destino decidido, tal y como se informaba este fin de semana. El entrenador tendría todos los números de recalar en el Chelsea, rumor que se desprende de la matriculación de su hija a una escuela de arte de Londres, a unos kilómetros del estadio del equipo de la Premier. Algo que habría sido fruto de la decisión final de dejar de una vez por todas el vestuario blanco el próximo mes de julio.



Sea como fuere, el caso es que el que se quiere ir ahora es el técnico al que tanto han idolatrado desde que pisó el estadio madridista y, al parecer, motivos para largarse no le faltan. El detonante de esta situación habría sido el pasotismo de la directiva después de la agresión de David Navarro a Cristiano en el partido ante el Levante. Mou esperaba que se tomaron cartas en el asunto, pero el club no movió un dedo. Sobre el mismo caso, se queja Mourinho de que desde el club no resaltaran el comportamiento del luso, es decir, que "no se quejó".

En otro orden de cosas, Mourinho está cansado de que desde la cúpula del club no le den algo más de apoyo, tanto en la cuestión de los arbitrajes como en el abuso que sufren los jugadores del Madrid internacionales con la "Roja", que cada dos por tres tienen que disputar minutos inútiles como los del partido ante Panamá. Sobre todo, su descontento es con Miguel Pardeza y con Emilio Butragueño, que nunca dicen nada en defensa del club ni de su figura cuando hablan para los medios al término de los partidos.



A todo ello hay que sumar las discusiones que ha tenido con Iker Casillas, Sergio Ramos, Mesut Özil, las filtraciones a la prensa, los comentarios y votos acerca del Balón de Oro... La paciencia de José Mourinho parece haberse agotado definitivamente. Habrá que ver lo que dicen de él los que ahora le defienden con fiereza cuando deje plantado al Real Madrid.

Comenta con Facebook