El referéndum por el Camp Nou será una trampa mortal

El referéndum por el Camp Nou será una trampa mortal

| 2012-09-24

| Administrador

En total fueron 490 socios los que votaron a favor, 34 en contra y 26 loq ue quedaron en blanco, en lo que fue una mayoría abrumadora que deseaban un referéndum respecto al futuro del Camp Nou. La directiva explicó ayer las posibilidades que se barajaban y a la masa social le pareció correcto que el socio expresara sus deseos al respecto. Construir uno nuevo en otra ubicación, construir uno nuevo en el lugar donde está ahora y aplicar una remodelación a fondo. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce ni lo que explicó ayer la directiva es del todo tal y como aseguran que será.

De hecho, si la mayoría fue aplastante fue en realidad porque el hecho de poder elegir entre las diferentes opciones, pero esto no será lo que ocurrirá. Lo avisó Toni Freixa y parece que los compromisarios lo olvidaron, y es que estas n serán realmente las opciones que se darán a escoger cuando se produzca el referéndum. "No ofreceremos al socio la posibilidad de votar una opción, sino que se harán dos propuestas ante las cuales los miembros podrán votar 'sí' o 'no'", explicó en una rueda de prensa hace una semanas, algo de lo que parece se han olvidado los escasos presentes ayer en una asamblea que representaba una masa social de 150.000 integrantes, y es aquí donde radica el problema.



¿Qué pasaría si las opciones que ofrece el club no son del agrado de la mayoría? Es decir, son muchos los que optarían por la remodelación y no la construcción de nuevos estadios, pero podría ser que esta posibilidad no se barajara en la votación final. En otras palabras, Sandro Rosell puede obligar a los socios a escoger algo que no sea lo que en realidad quiere la mayoría, obligando a los socios a escoger entre construir un estadio nuevo en la misma ubicación o hacerlo en otra, sin más opciones y con todo lo que ello conllevaría.

No debemos olvidar tampoco que esta propuesta llega en un momento en el que todo es "austeridad" en la directiva dada la amplia deuda que llevan meses denunciando y a la que no afectaría, curiosamente, la construcción de un estadio nuevo. Y aquí puede llegar el segundo problema, y es que ninguno de los socios, que ya han tenido que tragar con el patrocinio de "Qatar Foundation", querría que el estadio azulgrana llevara el nombre de algún patrocinador árabe.



Comenta con Facebook