El fin de ciclo de Mourinho es un hecho

El fin de ciclo de Mourinho es un hecho

| 2013-01-04

| Administrador

Para Mourinho, cuanto menos se hable en el Madrid, mejor. El discurso tiene que ser el suyo. Y, como mucho, el de Karanka, que viene a ser el suyo, pero en versión insípida. A Mourinho no le gusta que sus jugadores se expresen libremente ante la prensa y le ha sentado a cuerno quemado la nueva política de comunicación del club que pasa por convertir en personas humanas normales a futbolistas excepcionales.

Florentino le ha pedido a Mourinho que aguante hasta final de temporada sin generar más incendios. Florentino está harto de apagar fuegos, de pelearse con el mundo entero y sentirse obligado a respaldar los modos y maneras de su entrenador en contra de sus propios principios. El fin justificaba los medios si con medios tan poco deseables y señoriales el Real Madrid conseguía acabar con la hegemonía del Barça y lograba La Décima, el gran sueño de Florentino. Pero los métodos de Mourinho no garantizan ni una cosa ni otra y Florentino se ve sometido a la humillación de presidir al Madrid que más fácil se lo está poniendo al Barça en toda la historia de la Liga.



Queda claro que el presidente blanco desea que la imagen del Real Madrid sea la de Casillas, la de Cristiano Ronaldo, la de Sergio Ramos, la de Arbeloa... Es una imagen mucho más amable que la que transmite Jose Mourinho y su clan. Y el paso que ha dado no tiene retorno. A Mourinho se le ha dado todo el poder y sus caprichos han sido órdenes. El Madrid ha fichado sin pestañear a Coentrao y Modric por 60 millones y se ha dejado de fichar a Silva porque asi lo ha querido el técnico de nacionalidad portuguesa. Y Florentino quiere resultados de forma inmediata, antes de que comience el nuevo proceso electoral.

Es evidente que Mourinho no aceptará el papel de comparsa, pero tampoco se va a ir. Esperará a que le despidan, como sucedió en el Benfica y en el Chelsea. Sólo así podrá irse sabiendo que no le va a faltar trabajo y, además, con una suculenta indemnización de 20 millones de euros. Y para que le despidan las tiene que hacer muy gordas. Lo de Casillas es sólo un ejemplo de que no se detendrá ante nada ni ante nadie.



El fin de Mourinho está próximo. Su ciclo en el Real Madrid ha acabado. De momento ha perdido su poder absoluto, ha dejado de ser "The Special One" para convertirse en un entrenador vulgar, como casi todos los demás, uno de esos que hacen lo que se les dice. De ahí a la puerta de salida hay un paso que depende de 20 millones de euros.

Comenta con Facebook