2017-09-20 19:09 Prensa Merengue Por: Carlos Muñiz

Pedrerol rabia porque Bartomeu se alinea con el pueblo catalán

Josep Pedrerol llena su programa de política para censurar a Bartomeu y el Barça porque no opinan como él.



Josep Pedrerol, de origen catalán, lleva muchos años lejos de su tierra haciendo las Amércias blancas en la capital. Le ha salido bien y le ha sacado un rendimiento excepcional al ejercicio del radicalismo salvaje madridista y a la vez antibarcelonista. Ha innovado en el periodismo. Ya no se trata de informar con imparcialidad. Ha conseguido que el sectarismo (en este caso madridista y antibarcelonista) funcione y ha reunido a una parroquia suficientemente numerosa para enchuffarle sus guiones.

De la misma manera que rechaza la violencia en el fútbol, Pedrerol vive de ella repitiendo escenas violentas una y mil veces porque sabe que eso genera audiencia. Lo mismo sucede con la política catalana, y desde el punto de vista que le resulta más rentable. Los políticos no pueden meterse en el fútbol, y la gente del fútbol no debe hacer política en el mundo de yuppie que pregona Pedrerol. Pero él sí puede llenar horas de programa deportivo hablando de política, porque eso, en Madrid, le funciona bien. Se trata de política manipulada, como hace con el fútbol, tratando, por ejemplo, de demostrar que los que acuden al Camp Nou con la estelada no saben lo que llevan encima. Muy propio de un aprendiz de político...o  de la víctima de un guión mal escrito.



Pedrerol como aprendiz de político

Hoy ha dado un nuevo curso de telepredicación política en el programa Jugones, ideado para reforzar la idea del NO a todo lo que está sucediendo en Cataluña en las últimas horas. El Barça no puede alinerse con la libertad de expresión de los catalanes, que comparte el deporte catalán en masa -¡qué poco conoce Pedrerol la Cataluña de los últimos años!-. No ha pedido directamente el NO al referéndum a su audiencia catalana, como tampoco ha pedido el sí Bartomeu y el Barça, que solamente se han mostrado a favor de que la gente se exprese: con un sí o con un no, que ese no es el problema del Barça. Algo tan sencillo no consigue entenderlo Pedrerol.

A Pedrerol le gustaría que Bartomeu enfrentara al Barça a Cataluña, a su entorno, y que la liara parda, pero el Barça está en Barcelona -no en Madrid, como Pedrerol- y no puede ser insensible a todo lo que sucede a su alrededor, que seguramente no coincide con lo que sucede alrededor de Pedrerol en su nueva ciudad de acogida. Nada haría más feliz a Pedrerol que ver al Barça enfrentado a sus aficionados por alinearse políticamente en contra de sus deseos. Pero eso ni ha pasado ni pasará. Y Pedrerol ha rabiado. Y subliminalmente ha hecho política en su programa -precisamente lo que él censura- pidiendo el NO en Cataluña sin pedirlo.  Esta en su derecho, pero que se saque la careta y lo admita abiertamente, porque se le entiende todo.

Lo que ha dicho Pedrerol

Pedrerol ha acusado a Bartomeu de ser un "aprendiz de político", "ha vuelto a utilizar el Barça--- ¡que se quite la careta!". Se ha empeñado Pedrerol en descubrir intenciones políticas en la gestión de Bartomeu mientras él mismo ejerce de "aprendiz de político"  metiéndose en berenjenales en los que no se le ha perdido nada. Pero si hace daño al Barça habrá valido la pena. Y ha tenido el cinismo de decir: "no hay remedio, la política se ha metido de lleno en el fútbol"... como en su programa de deportes. Igual.

Pedrerol ha criminalizado una pancarta que reclamaba: "¡Queremos votar!". Queremos votar, sí o no. Y ha mostrado su desconocimiento del Camp Nou -son muchos años fuera de casa- porque en el partido Barça-Alavés hubo gritos reclamando la independencia de Cataluña. Pedrerol muestra su faceta de indocumentado, dado que estos gritos se producen desde hace cinco años en todos los partidos que disputa el Barcelona en su estadio, tanto en la primera como en la segunda parte, en el minuto 17 y 14 segundos. Ninguna novedad, por tanto.

Pedrerol ha señalado con su dedo justiciero a quienes piensan que hay que votar y hay que votar sí y lo expresan en el Camp Nou. Y ha intentado meterle los dedos en la boca a Pau Gasol para que vomitara contra el referéndum catalán, un tema que públicamente dejó bien claro recientemente al mostrarse partidario de que los ciudadanos expresen sus deseos en las urnas. Ha intentado utilizarle, pero le ha salido mal. Incluso ha defendido Pau Gasol el derecho de Gerard Piqué a pensar como le dé la gana. ¡Qué lección! 

A Pedrerol le ha molestado que Bartomeu haya condenado la actuación policial que hoy se ha producido en Barcelona, como si el Barça, más que un club, estuviera al margen de lo que sucede a su alrededor. Zapatero a tus zapatos. A Pedrerol no le gusta que Bartomeu se meta en política. Tampoco Pedrerol la toca cuando lo hace. Y lo hace mucho.



Comenta con Facebook


Artículos Relacionados