2017-09-12 12:09 FC Barcelona Por: Redacción MB

Arbeloa bordea el ridículo defendiendo su especialidad: el juego sucio

El icono del madridismo se queja porque se castigan las agresiones a los rivales y los empujones al árbitro de los jugadores del Real Madrid.



Álvaro Arberloa, el icono del madridismo moderno, defiende su concepto del fútbol que pasa por zurrar al adversario y protestarlo todo a los árbitros sin que se produzca sanción alguna. Esa fue siempre su filosofía de juego. Quizá por eso no llegó a más que a icono del Real Madrid, club del que salió por la puerta de atrás después de años de vegetar en su banquillo. 

Arbeloa fue uno de los futbolistas más sucios de la historia reciente del Real Madrid. Ni sus compañeros se libraron de sus zurriagazos, que alcanzaron a Iker Casillas, que no figuraba en su lista de amigos y acabó lesionado por un patadón suyo. Se entiende así la extrema sintonía que siempre mantuvo con Jose Mourinho, con quien compartió su concepto del fútbol mezquino y ruin basado en los garrotazos aprovechando que los árbitros respetan esa camiseta y no enseñarán la tarjeta roja ni a la primera, ni a la segunda ni a la tercera oportunidad que tengan de hacerlo. Por eso, acostumbrado a la bula arbitral, Arbeloa no entiende que Cristiano Ronaldo empuje una sola vez al árbitro y le caigan cinco partidos. Tampoco entiende que Marcelo le clave los tacos a un rival sin balón por medio y le expulsen. No entra en su cabeza. Y entiende todavia menos que el futbolista más sucio de la historia de la Liga, el que más expulsiones ha sufrido, Sergio Ramos, pueda seguir siendo expulsado como si fuera un jugador violento.



Arbeloa como futbolista se benefició de la bula arbitral, que le permitió acabar muchos partidos en los que debió ser expulsado por su violencia manifiesta, especialmente cuando tenía al Barça delante y se le inyectaban los ojos de sangre. El mismo tipo que repartía guantazos en el campo pretende tener ahora credibilidad para hablar de la justicia de los árbitros. Poco o nada dice de la caridad cristiana que los árbitros proporcionan a Casemiro. Que haya superado los 100 partidos con el Real Madrid sin recibir una sola tarjeta roja debería hacer reflexionar a Arbeloa . Son muchas las expulsion es que le han perdonado a Casemiro y ahí está vivito y coleando y presumiendo de no haber sido expulsado jamás desde que juega en el Real Madrid.

"Duele y es doloroso ver que el Madrid en tres jornadas lleva los mismos expulsados que el Barça en más de dos Ligas. Son datos que están ahí y hablan por sí solos". Efectivamente, duele y es doloroso que los jugadores del Real Madrid empujen a los árbitros y agredan a los rivales. Duele y es doloroso que el Barça lleve dos décadas acaparando el premio de juego limpio porque transmite valores y no suciedad en el campo. En lugar de solucionar el problema evitando las expulsiones para ponerse a la altura del Barça, Arbeloa apuesta por incentivar el juego sucio, su especialidad, y clamar al cielo cuando llega el castigo. Así ha sido él siempre y así seguirá siendo ahora en su época de portavoz palmero de su "presi", que le ha buscado un trabajito de telepredicador en su tele.

Alguien tiene que decirle a Arbeloa que ya ha quedado claro que los jugadores del Real Madrid infringen el reglamento más que los del Barça. También ha quedado claro que la pataleta como recurso está íntimamente vinculada al club blanco. En eso también campeones Se trata de afrontar el desafío de superar al Barça cometiendo menos faltas. Aunque eso a Arbeloa no le gustaría nada. Donde esté un buen patadón sin balón y un eficaz empujón al árbitro que se quiten las florituras. A Arbeloa le gustaría que a los jugadores del Real Madrid les expulsaran tan pocas veces como a los del Barça, pero sabe que eso es imposible si el entorno blanco al que él pertenece jalea el juego sucio de los futbolistas madridistas y en lugar de reprender y sancionar el fútbol irregular y antideportivo, opta por proteger a quien lo practica. Mientras esto siga así, con portavoces como Arbeloa, seguirán las expulsiones en el Real Madrid porque sus jugadores se lo ganan a pulso.

Arbeloa se estrena en el mundo de la comunicación

Arbeloa se estrenó como comentarista en Real Madrid Televisión, en el partido del Trofeo Santiago Bernabéu contra la Fiorentina. El ex jugador se retiró el año pasado y apareció por primera vez en televisión defendiendo causas indefendibles como la del empujón de Cristiano Ronaldo al árbitro. 

Su estreno no fue malo, estuvo tranquilo y se compenetró bien con los comentaristas. El ex defensa del conjunto blanco alabó a su equipo madridista: “El equipo tiene una gran personalidad que le obligó al Barcelona a perder muchos balones y esa fue la clave”.

Arbeloa tiene especial predilección por Nacho y así lo hizo saber: “Nacho ya se consagró como uno de los mejores defensas de Europa la temporada pasada y la pena es que no lo podamos clonar, porque podríamos salir con cuatro ‘Nachos’ atrás”.

También, habló sobre Benzema: “Es el número 1 del mundo jugando entre líneas y descargando el juego”. Luego, tocó el turno de hablar sobre la sanción a Cristiano Ronaldo: "La sanción a Cristiano es incomprensible para cualquiera y viendo los antecedentes es la primera vez que se sanciona a un jugador por algo así".








Comenta con Facebook


Artículos Relacionados