2017-09-02 09:09 Fichajes Por: Redacción MB

El Barça acudió al mercado para hacer el ridículo

Bartomeu y su junta dejaron claro que no tienen ni idea de fútbol, como ya se han quejado varias voces autorizadas del vestuario del Barça.



El FC Barcelona ha realizado el ridículo más aparatoso en el mercado de traspasos veraniego. Todo comenzó haciendo ver, a través de medios afines, que tenían una planificación clara y concisa de lo que estaban buscando para mejorar el equipo: un lateral derecho para liberar a Sergi Roberto y un centrocampista de toque. Los elegidos fueron Héctor Bellerín (Arsenal) y Marco Verratti (PSG), pero ninguno de los dos ha acabado llegando.

El balance del mercado culé se cierra con dos salidas remuneradas: Tello (Betis) y Neymar (PSG), una pagando el propio club (Mathieu) y cuatro cesiones (Samper, Douglas, Munir y Marlon).



La defensa: de Bellerín a Semedo, y rechazo final a Íñigo

Comencemos con el lateral derecho: Héctor Bellerín. El Barça mantuvo negociaciones tanto con él como con el propio Arsenal, de hecho, el acuerdo con el futbolista estaba prácticamente hecho. No obstante, a la hora de llamar a la puerta del club gunner, pasó lo de siempre: “No queremos vender, ya tenemos dinero y no necesitamos más”, fue su respuesta. Sin embargo, el Barça lo siguió intentando, hasta que se cansó. Incluso el nuevo director deportivo, Pep Segura, dejó claro que no estaban dispuestos a pagar una cantidad tan alta de dinero (50 millones de euros) por un canterano que abandonó la entidad (aunque eso sí, terminarían pagando el triple por un jugador que rechazó al equipo la pasada temporada).

Finalmente, terminó llegando Nelson Semedo, por un precio bastante alto en comparación a otros laterales derechos: el fijo estaba situado en 30 millones de euros, mientras que, contando variables, su llegada podría terminar costando unos 50 millones de euros, precisamente, la cifra que no quisieron pagar en ningún momento por Bellerín.

En el centro de la zaga, cuando el club filtró que estaba completamente cerrado Íñigo Martínez (Real Sociedad) y solo faltaba pagar la cláusula, a los pocos días dijeron que no, que dejaba de ser objetivo a pesar de ser una petición personal de Ernesto Valverde, alegando que no quedaría dinero para reforzar la delantera…

El centro del campo: de Verratti a Paulinho

En esta posición es donde el Barça no ha sabido moverse de ninguna manera. El verano comenzó con rumores de la llegada de Marco Verratti, que, finalmente, terminaría desembocando en la salida de Neymar previo pago de su cláusula de rescisión. Bartomeu y su junta dejaron claro que era el principal objetivo y que tenía que llegar sí o sí: un futbolista de toque para devolver el protagonismo al centro del campo, como en época Guardiola.

Después de recibir el “no” del PSG, llegó el ridículo con el “se queda al 200%” de Neymar, que dejó a la delantera más tocada que nunca. Con dinero fresco en el bolsillo, el primer movimiento del Barça fue pagar la cláusula de rescisión que tanto estuvieron negociando para bajar de Paulinho, centrocampista brasileño que jugaba en el Guangzhou chino.

Más tarde, ocurrió otro escándalo con la no-llegada de Jean Michäel Seri, un jugador en el que no confiaba la dirección deportiva pero que accedieron a ficharle por la gran presión mediática de los aficionados. Al llegar tarde, su cláusula expiró, y el Niza terminó pidiendo 10 ‘kilos’ más: 50. El Barça echó para atrás la incorporación cuando ya tenía el contrato cerrado con el costamarfileño e incluso le dieron fecha de presentación

La delantera: Dembélé por Neymar

El primer movimiento del verano fue la llegada del canterano Gerard Deulofeu, al que pretendían usar como moneda de cambio poniéndole únicamente una cláusula de 20 millones de euros. La salida de Neymar echó para atrás los planes del Barça, que tuvo que buscarse un sustituto que encontró en Ousmane Dembélé, cuyo coste puede llegar hasta los 150 millones de euros y puede tener un sueldo de 20 ‘kilos’ anuales, una completa locura para un futbolista de 20 años que lleva una temporada en la élite.

El siguiente ridículo llegó intentando negociar con el Liverpool por Philippe Coutinho, un futbolista a por el que nunca han ido seriamente. El club de Anfield tasó al brasileño en 160 millones de euros, cifra a la que nunca se llegó -ni se acercó el Barça-. Aquí se produjo una importante disputa en las oficinas: mientras el director deportivo, Pep Segura, al que Bartomeu ascendió ya empezado el verano, no quería al futbolista, el secretario técnico -que terminará dimitiendo o cesado-, Robert Fernández, sí.

En realidad, el Barça únicamente realizó tres ofertas por él, en la que la gran parte del dinero era en variables y, además, querían pagar en cómodos plazos, algo que después de haber recibido el pago de una cláusula, no le hizo ninguna gracia al Liverpool. Pero todavía quedaba el colofón final…

En el último día del mercado, a la desesperada, el club terminó realizando una oferta de 45 millones de euros por Ángel Di María, alegando la mentira de que era una petición de Lionel Messi. Más allá de que era un exjugador del Real Madrid y que mandó a callar al Camp Nou (aunque terminó llevándose una dosis de humildad con el 6-1), era un futbolista por el que estabas ayudando al ‘odiado’ PSG a cumplir con el conocido Fair Play Financiero.

No se arregla con una salida

El fracaso y ridículo del Barça en este mercado no se arregla con una salida, como será la de Robert Fernández, tienen que marcharse todos. Desde Pep Segura, hasta Raul Sanllehí, pasando obviamente por Josep María Bartomeu y el resto de su junta, cuya relación no está pasando por grandes momentos, por cierto. Supuestamente gente capacitada que está destruyendo al Barça y que continúan en su empeño de dejar solo no, solísimo, a Lionel Messi.

Lo único que le separa a Messi de marcharse es su amor por este club y que su mujer, Antonela Roccuzzo, tiene un negocio con Barcelona. Demos gracias, pero creo que estamos en un momento que todos los culés (o casi todos) entenderíamos que pudiera irse.



Comenta con Facebook


Artículos Relacionados

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información