2017-04-30 11:04 Opinión Por: Administrador

Los insultos a Shakira: Contra el Barça vale todo



Fede Peris A la Federación Española, a través de sus comités, y a la Liga de Fútbol Profesional, por medio de su presidente Javier Tebas, furibundo madridista y políticamente anticatalán, se les ve ya mucho el plumero en su deseo de ver, por fin, campeón al Real Madrid desbancando al FC Barcelona de su posición hegemónica mantenida en la última década.

Los insultos a Shakira

El dueño del Málaga, Abdullah Al Thani, sin más mérito en la vida que estar forrado de dinero por ser pariente del emir de Qatar, se le permite llamar "escoria" a los catalanes. Y aquí no pasa nada. Mïchel dice que le sabría mal que el Real Madrid no ganara la Liga y avisa respecto al Málaga-Real Madrid de la última jornada que "yo soy más madridista que Valdano", y no pasa nada. Cornellà vuelve a insultar a Shakira llamándola "puta" después de haber colgado una pancarta el pasado año en la que se podía leer: "Shakira es de todos". Y no pasa nada. Está claro que contra el Barça vale todo. Existe barra libre. Ahora encausan a Bartomeu, antes fue Neymar. Y antes Messi. La Justicia reconoce que Javier Mascherano no ha recibido el mismo trato que Xabi Alonso por idéntica acusación. Y mientras tanto la Justicia protege a Cristiano Ronaldo de una acusación de 150 millones de euros defraudados a Hacienda y se lanza a la carga contra los propagadores de la información.

Evidencias contra el Barça y a favor del Real Madrid

El fútbol español está montado así. No anda desencaminado Gerard Piqué cuando habla de que en el palco del Bernabéu se mueven los hilos de España. Aunque sólo sea por una cuestión de proximidad. Los comités actúan de oficio, y se saltan las actas de los árbitros si es preciso, y opinan de manera oficial, acerca de la celebración de un gol del Barcelona en Valencia y hasta dan a entender que los jugadores del Barça se merecen que les lancen botellas en Mestalla por dar rienda suelta a su alegría por un gol. El peso de la ley cae sobre Neymar con tres partidos por aplaudir al árbitro, una acción que protagonizada (y varias veces) por Sergio Ramos no merece la más mínima atención.  Casemiro reparte palos con total impunidad sin que nadie le llame la atención. Tres jugadores del Barça (Iniesta, Busquets y Aleix Vidal) han tenido que estar diez meses alejados de los terrenos de juego entre los tres por tres entradas de tarjeta roja directa que los árbitros no se dignaron ni siquiera en castigar con falta. Y no pasa nada. Un árbitro se come un gol del Barcelona que entra medio metro dentro de la portería y en lugar de ser enviado a la nevera, para que aprenda, le premian con el clásico. Otro sale de su caseta, después de haber beneficiado de forma descarada al Real Madrid, con una bolsa del club blanco, y aquí no pasa nada. La Liga española se ha convertido en un escándalo mayúsculo. Y así, con trampas y robos, pretende convertirse en la mejor competición del mundo. En todo caso podrá ser la más tramposa.



Comenta con Facebook


Artículos Relacionados

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información