2017-04-29 16:04 Cristiano Ronaldo Por: Administrador

No Isco, no party



Fede Peris El Real Madrid ha ganado al Valencia en el Bernabéu sufriendo hasta el final. El árbitro Gil Manzano ha colaborado en la causa con el penalti de rigor que el decadente Cristiano Ronaldo no supo aprovechar. Gil Manzano es el árbitro que robó al Villarreal en la visita del Real Madrid al estadio de La Cerámica, del que salió con una bolsa del Real Madrid supuestamente cargada de camisetas, pins, llaveros y bolígrafos. Hoy se ha sumado a la fiesta blanca en un partido que ha tenido muy poco o nada de fiesta para el Real Madrid. La "Felizidane" ha pasado a mejor vida y ahora el Real Madrid sufre para ganar a cualquiera.

Sin Isco el Real Madrid es un equipo vulgar

El Real Madrid-Valencia ha demostrado que una cosa es el Real Madrid de Isco y otra el Real Madrid de Cristiano. El de Isco golea sin despeinarse a cuantos rivales le salen al paso. El Real Madrid de Cristiano Ronaldo sufre y no consigue afirmar su superioridad ante cualquiera. No Isco, no party. La alegría al juego merengue se la pone Isco. Pero Zidane no se atreve a alinearlo porque eclipsa y oscurece a su vedette portuguesa. Y así le va al Madrid. Hoy ha dado pena ante el Valencia pidiendo la hora en los últimos minutos. Sin la frescura, el talento, la creatividad y la profundidad de Isco, el Real Madrid es un equipo vulgar que necesita del comodín del árbitro para mantener su candidatura a la Liga porque le faltan los 15 goles que Cristiano Ronaldo ya no le puede dar a sus 32 años. Lo cierto es que el portugués arrastra a sus compañeros al fracaso y hoy ha estado muy cerca de dejarse la Liga ante el Valencia. Cada partido que Isco pasa en el banquillo supone una esperanza más para el Barcelona de arrancárselo al Real Madrid. Isco es lo más parecido a Messi que hay en el fútbol mundial. Si Messi es un diez y medio, Isco es un ocho. Y se entiende que después de las últimas exhibiciones, Isco esté hasta el moño de ser carne de banquillo. Su equipo lo necesita, pero Zidane no se atreve a alinearlo para no molestar a Cristiano Ronaldo. Hoy el Real Madrid ha salvado el match point ante el Valencia, pero si Cristiano Ronaldo sigue jugando e Isco se mantiene en el banquillo, no hace falta ser adivino para intuir que el pinchazo que espera el Barça llegará. Con un portero que muestra demasiadas carencias atrás y sin un goleador definitivo, el Real Madrid lo va a pasar muy mal en las últimas jornadas que le quedan de competición.



Comenta con Facebook


Artículos Relacionados