2017-04-24 23:04 Especial Clásico Por: Administrador

Toda la verdad sobre la dedicatoria de Messi al Bernabéu



Fede Peris Aunque algunos medios han afirmado que la celebración especial de Leo Messi en el Bernabéu fue improvisada y nada programada, lo cierto es que el crack argentino ardía en deseos de protagonizar una actuación redonda en el Bernabéu para saldar viejas cuentas con todo lo que representa para él ese estadio. De hecho, el beso al escudo de la camiseta que regaló a los aficionados barcelonistas presentes en el Bernabéu fue un recuerdo para todos aquellos medios de comunicación madrileños que llevan años anunciando su traición al Barça para fichar por el City, el PSG, el United o el mismísimo Real Madrid. El primer zasca era para ellos. Para Eduardo Inda y compañía. Pero había más. Messi se ha sentido ninguneado por la manipulación mediática que se ha producido en los medios madrileños para quitarle el Balón de Oro y regalárselo a Cristiano Ronaldo. Por eso se sacó la camiseta para enseñar a los aficionados del Real Madrid el nombre que estaba allí impreso y para que no lo olvidaran después de llevarse la victoria del Bernabéu. Fue también un gesto de rabia contra todo lo que se cuece en ese palco, denunciado por Gerard Piqué, y que ha vivido como víctima en el acoso que ha sufrido sobre su persona por parte de la justicia. Nunca olvidará lo que dijo de él el abogado del estado, colaborador de Marta Silva, la ex directiva de Florentino y asidua del palco del Bernabéu: "Messi es como el capo de una organización criminal", como si él estuviera al nivel de los chorizos de la política española que van desfilando por prisión después de robar lo que no está escrito en los papeles. Mostrando la camiseta al Bernabéu resumió Messi una petición de respeto para quien en ese campo no es más que un "enano hormonas" o "un subnormal" , los gritos de guerra del Bernabéu a los que ya está tristemente habituado. Y era también una pica en Flandes. Un aquí estoy yo, con esta camiseta, dispuesto a quitaros la Liga un año más. Lo de Messi en el Bernabéu fue un acto de afirmación de quien se ha sentido ninguneado a todos los niveles desde diversos frentes todos relacionados con ese estadio. Ni una palabra, ni un gesto de chulería. Mirada fija a la grada, la misma que le insultaba, el gesto de santiguarse y dedicatoria a los culés que estaban en la tercera gradería. Fue un guiño a los culés un recordatorio: "Soy uno de los vuestros". Todo eso llevaba dentro Leo Messi cuando decidió poner en práctica su plan de celebración.








Comenta con Facebook


Artículos Relacionados