2017-04-24 15:04 Especial Clásico Por: Administrador

Así menospreció Sergio Ramos al árbitro del clásico



Fede Peris Sergio Ramos, el que dice que en el Real Madrid nunca hablan de los árbitros, se ha despachado a gusto hablando de las decisiones del colegiado Hernández Hernández durante el clásico. El capitán del Real Madrid, uno de los jugadores más sucios de la historia del fútbol español (pronto encabezará la lista), cuestionó su expulsión porque "bajo mi manera de entender el fútbol, la falta sólo era de amarilla". Su manera de entender el fútbol es la que le ha llevado a ver 22 tarjetas rojas a lo largo de su carrera. Y eso que Sergio Ramos se ganó la expulsión mucho antes por su constante desconsideración al árbitro -y debería agradecérselo-, al que trató de influir intimidándole con conversaciones como la de la foto e incluso empujándole y mandándole a paseo cuando le expulsó. Si no le caen tres partidos es porque los hilos se mueven muy bien en el palco del Bernabéu. Incluso cuando aplaude, aunque sea a Piqué, el gesto es un menosprecio a los árbitros porque implícitamente le viene a decir que se ha salido con la suya con sus quejas consiguiendo que los árbitros piten a favor del Barça.

Sergio Ramos sufre barcelonitis

Desde el Barça se va a seguir muy de cerca el caso que, como mínimo, exige la misma sanción que Neymar, aunque en el club azulgrana duden de que le vayan a imponer tres partidos porque el Real Madrid está en cuadro en el eje de su defensa con Varane y Pepe lesionados. Lo más llamativo de la reacción llorona de Sergio Ramos se produjo cuando respondió al comentario de Piqué: "están acostumbrados a árbitros muy permisivos aquí". A Sergio Ramos no se le ocurrió otra cosa como respuesta que recordarle a Piqué la remontada del PSG. "Para permisivo, lo del PSG", dijo. Qué curioso que Sergio Ramos esté tan pendiente del PSG en lugar de taparse después del escándalo que se vivió hace apenas una semana en el Bernabéu con la visita del Bayern (dos goles en fuera de juego, jugando contra diez y con Casemiro, que también debió ser expulsado en la primera mitad, en el campo). Parece tener amnesia del atraco con mayúsculas más grande que se recuerda en la historia de la Champions League, y no fue en el Barça-PSG. A eso se le llama complejo de inferioridad o barcelonitis aguda. Parece claro que el canguelo se apodera del Real Madrid. Cuando recurren a las lágrimas de cocodrilo es señal de que le ven las orejas al lobo. En este caso el lobo es el líder.  








Comenta con Facebook


Artículos Relacionados