Domingo, 23 Abril, 2017

Piqué deja a Sergio Ramos con los puntos suspensivos en la boca
Piqué deja a Sergio Ramos con los puntos suspensivos en la boca

Piqué deja a Sergio Ramos con los puntos suspensivos en la boca

Fede Peris

Después de presenciar el escandaloso atraco que sufrió el Bayern Múnich en el Bernabéu, Gerard Piqué tuvo la irrefrenable necesidad de mostrar sus sensaciones en twitter. Y lo hizo colocando tres puntos suspensivos después de uno de los goles del Real Madrid en flagrante fuera de juego… y que cada uno entienda lo que quiera.

Consultado al término del Real Madrid-Bayern por la aparición de Piqué en twitter (puntos suspensivos, ni una palabra, ni una letra), Sergio Ramos se picó, le invitó a rebobinar (¿quizá hasta la época de Guruceta?), le recordó él sabrá qué del PSG y le advirtió que “vamos a esperar a lo que pasa con la Juventus en la vuelta a ver si se devuelven los puntos suspensivos… “. La Juventus ya ha pasado por el Camp Nou y se ha ido de él con la clasificación en el bolsillo… y sin los puntos suspensivos que deseaba ver Sergio Ramos quizá por aquello de “piensa el ladrón que todos son de su condición”. Pero ayer quedó claramente reflejado que cuando el Barça es superior, se impone. Y cuando es inferior, pierde. Sin puntos suspensivos. Sin atracos. El Barça quedó eliminado y nadie montó un escándalo. Ni el árbitro tuvo que hacer horas extras. Aunque esto en Madrid no sea normal, en Barcelona lo es.

Sergio Ramos sigue esperando los puntos suspensivos

Pues no. No hubo puntos suspensivos en el Camp Nou. Ni dos goles en fuera de juego, ni una hora contra diez ni el perdón divino para un jugador que debió ser expulsado en el minuto 15. El Barcelona perdió y no pasa nada. Ovación de las 96.251 personas presentes en la grada. Y eso pica. ¿Qué puntos suspensivos esperaba ver Sergio Ramos en el Barça-Juventus? Hablar por hablar.

Lo que sí hubo en el Camp Nou es un penalti de libro del que nadie habla y que pudo haber cambiado la suerte del partido. Bueno, algunos sí que hablan, para decir que Suárez representaba la histeria y la impotencia del Barça cuando reclamaba al árbitro su señalización. Pero, señores, lo de ayer era el Barça. Lo de los puntos suspensivos era antes de ayer en el Bernabéu.  El Barça no quedó eliminado de la Champions League por el árbitro, pero lo cierto es que el árbitro no ayudo absolutamente nada, como sí sucedió en el Bernabéu. De hecho, si Bjorn Kuipers hubiese sancionado unas manos claras de Alex Sandro dentro del área, al menos el Barça habría tenido opción de ganar el partido. Pero el cupo de favores quedó agotado en el Bernabéu. Y Sergio Ramos se ha quedado con los puntos suspensivos en la boca.

 

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts