2017-04-07 08:04 El Soplo Por: Administrador

Sergio Ramos le para los pies a James Rodríguez con un broncazo



Carlos Muñiz

James Rodríguez está jugando con fuego en el Real Madrid. La actitud mostrada por el jugador colombiano en las últimas horas ha conseguido poner en pie de guerra al vestuario. Sus compañeros están muy decepcionados con la actitud de la estrella colombiana y el capitán Sergio Ramos ha tenido que actuar.



El vaso que ha colmado la paciencia de sus compañeros fue el show que montó cuando Zidane decidió su sustitución en Leganés. Por su salida a desgana del campo, por no mirar a la cara al compañero que le sustituía, por despreciar al entrenador sin darle la mano y dedicándole una expresión de mal gusto cuando se dirigía al banquillo y por el golpe que le dio a la silla en donde iba a sentarse. Los compañeros de James consideran que su comportamiento es una falta de respeto hacia los demás, especialmente hacia los que no juegan, que tienen tanto derecho como él para saltar al césped.

El capitán Sergio Ramos interviene

El runrún en torno a esta situación ha ido a más en las últimas horas y ha obligado al capitán Sergio Ramos a intervenir para que el tema no pase a mayores en un momento en el que el equipo blanco se juega la temporada. Ramos ha mantenido un diálogo serio con James para hacerle ver que su actitud no ayuda en nada a mantener la cohesión y armonía del grupo y que ahora mismo el futuro del equipo está por encima de intereses particulares. Algunos lo han entendido como bronca. Y lo cierto es que el tono era de bronca.

Ramos le ha vuelto a recordar a James que los trapos sucios se lavan en casa y que si tiene algún problema es en el vestuario en donde lo debe resolver. James lo ha entendido y le ha prometido remar en la misma dirección para acabar la temporada con la Liga y la Champions League. Ramos le ha recordado que después de ganar el Mundialito, él acaparó la atención de los medios dejando en suspenso su continuidad en el club y dejando en un segundo plano mediático el éxito cosechado por el equipo.

James está frustrado porque entiende que jugó en Leganés para dar descanso a los que de verdad afrontarán como titulares los próximos y decisivos partidos ante el Atlético, el Bayern de Múnich y el FC Barcelona. Y lo que acabó de sacarle de quicio es que para Zidane ni siquiera valga para jugar los 90 minutos ante el Leganés con los pesos pesados de la plantilla fuera de la alineación.








Comenta con Facebook


Artículos Relacionados