Lunes, 16 enero, 2017

El tango de Messi que nunca sabrá bailar Cristiano Ronaldo
El tango de Messi que nunca sabrá bailar Cristiano Ronaldo

El tango de Messi que nunca sabrá bailar Cristiano Ronaldo

Pedro Riaño

Hay cosas que se tienen o no se tienen. Se pueden aprender, practicar y perfeccionar, pero el que las tiene, las tiene sin más. Leo Messi posee un don que no adorna a nadie más y que le hace sobrenatural, único. Ve el fútbol de otra manera, siempre una décima de segundo antes que los demás. Y eso le permite inventar, crear y  maravillar con acciones que tienen mucho de mágicas. Domina todas las facetas del juego, incluso la física, donde tiene todas las de perder. Pero no es fácil enviarle al suelo. Lo aguanta todo. Su pase es milimétrico, su sprint corto es mortal, siempre con el balón controlado, e inventa paredes en donde nadie ve nada.

Sin embargo, lo mejor de su amplio repertorio es el regate. Con un golpe de cintura es capaz de sentar a un defensa, y a dos, a tres y a los que hagan falta, como se vio ante el Espanyol. Lo suyo es técnica pura. Toque, precisión, habilidad. Algo que sabe hacer parado y a la carrera desbordando a cuantos le salen al paso. Leo Messi baila un tango cada vez que salta a una cancha a acariciar ese balón que tiene con él mejor relación que con nadie. Ese tango nunca aprenderá a bailarlo Cristiano Ronaldo. No está a su alcance. Él es como los demás. Mejor, pero como los demás. Lo puede intentar, puede dejarse la vida en el gimnasio buscando superarse, pero nunca conseguirá bailarlo porque él no tiene ese don. Es así de simple. Quizá tenga más mérito lo de Cristiano que lo de Messi, porque éste no ha hecho nada para merecerlo. Le vino dado en su nacimiento. Y lo que hace no le cuesta, le sale fluido, como si no necesitara ni esforzarse.

Jugar a ritmo de música celestial sólo está al alcance de Leo Messi. Estas imágenes capturadas de la cuenta de @ImMESS10nante son verdaderamente impresionantes. En ellas vemos que lo imposible puede llegar a ser fácil. No se trata de ganar una Eurocopa sin vencer a nadie y sin disputar la final, ni de conquistar la Champions sin enfrentarse a nadie y sin aparecer en la final. Tampoco de ganar a un equipo japonés para explicar al mundo lo bueno que es Cristiano Ronaldo. Lo de Messi es otra cosa. No necesita del pico para hacerse valer. Basta verle en estas imágenes. Messi en estado puro. El más grande. Rechace imitaciones baratas. Rechace pavos reales. Lo mejor es esto.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts