2016-10-02 13:10 Opinión Por: Administrador

Desmontando la mentira de Cruyff y Guardiola



Pedro Riaño Johan Cruyff nunca trabajó en Gran Bretaña, pero nos llega la noticia de que un periodista inglés del Sunday Times, David Walsh, se supone que amigo, ha escrito las memorias del mito del barcelonismo recientemente fallecido. Y el diario francés L´ Equipe ha ofrecido a sus lectores un pequeño avance que permite poner en duda la rigurosidad del contenido del libro porque se pone en boca de Johan Cruyff una exactitud que cae por su propio peso y que sólo puede engañar a quien conoce la historia de oídas.

La verdad sobre el fichaje de Molby y el ascenso de Guardiola

En busca del éxito comercial, el periodista inglés cae en un sensacionalismo barato que le obliga a distorsionar la realidad poniendo en boca de Johan Cruyff que "el Barça quería librarse de Pep Guardiola. Lo consideraban un flacucho, malo en defensa y nulo en el juego aéreo. Lo que nadie veía era que tenía las cualidades básicas para llegar alto: inteligencia en el juego, rapidez en la ejecución, técnica. Si no hubiese estado yo en el Barcelona, habría sido seguramente vendido a un club de Segunda División”. Ni rastro de esa posibilidad en las hemerotecas de la época, en donde sí pueden encontrarse informaciones sobre Ronald Koeman, el fichaje de los mil millones de pesetas (récord en la época, por encima de lo que pagó el Nápoles por Maradona) que se lesionó de larga duración en el talón de aquiles el 31 de octubre de 1990 en el Calderón. Johan Cruyff, que ya conocía a Pep Guardiola, no pensó en él y exigió entonces el fichaje del veterano y obeso danés Jan Molby, que llegó a estar apalabrado por 250 millones de pesetas para el Liverpool y 100 para él por tres años, a pesar de las dudas que generaba entre la directiva. Era una imposición de Cruyff.4-jan-molby Pero el fichaje no llegó a materializarse. Leído en El País el 14 de noviembre de 1990 con la firma de José María Sirvent, bastante más fiable que el tal David Walsh: "Josep Lluís Núñez y su junta directiva desautorizaron a Johan Cruyff rompiendo el fichaje del jugador danés Jan Molby, al comprobar que el técnico holandés no se atrevía a responsabilizarse de la contratación. Según fuentes próximas a Núñez, el presidente del Barça advirtió a Cruyff del peligro que corría si se equivocaba. El técnico holandés ya insinuó las divergencias con la directiva al declarar el lunes: "Si hubiera contratado a Molby me jugaba la cabeza, y yo no puedo luchar contra todo el mundo". Según fuentes próximas a Núñez, éste fue tajante con el técnico holandés. "Le dijo claramente", aseguran las mismas fuentes, "que en la operación había mucho dinero en juego y que no se equivocara; Molby tenía que rendir a tope, porque en caso contrario llegarían los problemas; no obstante, en ningún momento le exigió el título de Liga". Las palabras de Núñez hicieron recapacitar a Cruyff y antes de iniciarse el entrenamiento habló telefónicamente con el presidente para comunicarle que podía romper la operación porque podía "apañarse con lo que hay en casa". Posteriormente, tomó la decisión de incorporar al primer equipo a los jóvenes del filial Guardiola y Carreras, además de rechazar otras alternativas. No hubo discrepancias y poco menos que se aplaudió el frenazo del fichaje de Molby. "Cruyff se vio como responsable total y absoluto del fichaje y no se atrevió a seguir adelante", explicó ayer a EL PAÍS uno de los directivos integrantes de la comisión delegada. "Quizá pensó", añadió el mismo directivo, "que podía ocurrir algo semejante a lo de Romerito y que lo íbamos a echar por la Diagonal abajo; fue él mismo quien tomó la decisión y por eso no entiendo las críticas a la directiva". Otro directivo explicó la resolución del problema con un ejemplo: "Es como si un hijo mío me pidiera un Mercedes para desplazarse al colegio. Yo me lo pienso y le doy las alternativas de otros coches menos lujosos. Él se lo piensa y llega a la conclusión de que si le compro el Mercedes le voy a exigir matrículas de honor. Al final adopta la solución de ir en metro".

No fue amor a primera vista

La conclusión de todo eso es que Johan Cruyff descubrió a Pep Guardiola por casualidad. A quien quería él era a Molby, pero no le garantizó   a Núñez la liga con Molby, como aseguraron los medios de la época, y decidió amenazarle con alinear a canteranos si no le traían su capricho. Y en esta historia Guardiola, el mito Guardiola, no fue más que un tipo que pasaba por ahí y que fue utilizado por Cruyff como arma arrojadiza contra su presidente. Cruyff ya conocía a Guardiola y conocía a Molby. Y eligió a Molby. Si Molby no acabó en el Barça fue porque Núñez lo evitó. Y de esa decisión nace la aparición de Pep Guardiola en el primer equipo, aunque no hubo un flechazo ni un amor a primera vista con Johan Cruyff cuando éste le subió al primer equipo. Apenas contó con él la primera temporada. En la pretemporada, ni caso. Luego apenas jugó unos minutos en un amistoso ante el Sabadell, cuatro partidos de Liga -ninguno de ellos relevante- y dos más de Copa sustituyendo a Eusebio y Laudrup. Guardiola no era para Cruyff más que otro canterano dispuesto a ser utilizado para cuadrar la estadística que le confirmaría como garante de la cantera. Si alguien hubiera echado a Guardiola del Barça habría sido el propio Cruyff, porque el capricho de Molby le hubiera cerrado las puertas del primer equipo al canterano del que luego tanto presumió. Los minutos de Pep los había reservado Cruyff para su capricho danés. Es posible que en el Barça consideraran "flacucho" a Guardiola, de la misma manera que a Molby le llamaban "gordote".  Entonces había un presidente con agallas en el Barça que igual mantenía a Cruyff en su cargo de entrenador cuando el barcelonismo en masa le exigía su cese, que le ponía a prueba: "Si quieres a Molby, garantízame la Liga". Gracias a Núñez Molby no fichó por el Barça y Guardiola no se fue a Segunda División, que era el destino que le tenía reservado Johan Cruyff. Es muy fácil jugar con la historia y retorcer los hechos en busca de un objetivo que no se corresponde con la realidad. Es lo que ha hecho el tal Walsh con unas memorias que distorsionan la verdad de lo que pasó. Guardiola surgió por casualidad, como tantas y tantas cosas en la época de Johan Cruyff en el banquillo, el hombre que cuando llegó al Barça dijo que "el FC Barcelona sólo ha empezado a ser conocido en el mundo desde que yo llegué". Es el mismo que según David Walsh hizo posible la irrupción de Guardiola... por chiripa.      





Comenta con Facebook


Artículos Relacionados