Domingo, 11 diciembre, 2016

¿Cumple Rosell con el código ético prometido?
¿Cumple Rosell con el código ético prometido?

¿Cumple Rosell con el código ético prometido?

Durante la campaña electoral que le llevó a la presidencia del Barça Sandro Rosell contó con el apoyó incondicional de un puñado de amigos y conocidos que trabajaron para él de forma desinteresada con el objetivo de ayudarle a ganar las elecciones.

Uno de ellos fue el responsable de la edición digital de Mundo Deportivo, Miquel Pellicer, que compaginó su labor profesional en dicho medio de indudable prestigio y ascendencia entre la masa social barcelonista con su aportación en el equipo de campaña de Sandro Rosell.

Lo hizo como miembro del Consell 2.0, formado por un grupo de sabios que trabajaron durante las elecciones en la organización de una táctica eficaz a través de las redes sociales y las nuevas tecnologías. Dicho Consell 2.0 puso en marcha, por ejemplo, la página digital “Donem suport a Sandro Rosell” y alumbró el perfil del candidato, @sandrorosell, en Twitter, bajo la dirección de Didac Lee, ahora directivo.

Desde el 1 de enero Miquel Pellicer está en nómina en el FC Barcelona. No es este el problema. La actual directiva está en su derecho de contratar a quien le dé la gana. Lo que no es de recibo, ni ético ni estético es que un profesional de la información compagine sus responsabilidades en el medio que le paga con su apoyo a uno de los protagonistas de la actualidad de la que informa. Las cosas se hicieron mal entonces.

Por eso ahora la incorporación de Pellicer a la nómina de empleados del club puede sonar a pago de favores prestados.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts