Sábado, 3 diciembre, 2016

¿Por qué sigue sin renovar Guardiola?
¿Por qué sigue sin renovar Guardiola?

¿Por qué sigue sin renovar Guardiola?

Llevamos meses hablando de la renovación de Dani Alves, que acaba contrato en junio de 2012. Y, mientras tanto, Pep Guardiola, que acaba su vinculación contractual con el Barça dentro de cinco meses, sigue sin confirmar que seguirá dirigiendo los destinos del primer equipo blaugrana ante la creciente preocupación de la masa social.

El club sabe que nunca le dejaré tirado“, ha dicho Pep -que ya lo dejó tirado en su época de futbolista-. “Dentro de un tiempo hablaré con el presidente, con tranquilidad. Hablaremos de lo que me gustaría y de lo que creo que se puede mejorar. Pero no le haré un feo al club. Lo que pasa es que necesito mi tiempo para ver cosas”. Demasiados enigmas. A Pep no le costaría nada decir que aún no ha firmado, pero que tiene la firme voluntad de seguir en su puesto. Pero no lo ha hecho. ¿Qué separa a Pep de Rosell? ¿Qué le impide subirse incondicionalmente al barco del nuevo presidente? ¿Qué promesas están pendientes de cumplimiento?

El propio Pep afirma que no le gusta que se hable del tema, pero su reticencia a abordarlo y liquidarlo amplía la sombra de la duda. Él sabe que tiene a su favor al cien por cien del barcelonismo, los jugadores le adoran, la directiva le ofrece un cheque en blanco y él está en casa y se siente querido. ¿Qué falla aquí? ¿Por qué se alarga este culebrón absurdo e innecesario? ¿Qué necesidad tiene el Barça de distraer la atención de un equipo espectacular e irrepetible desviando el interés al incierto futuro de su entrenador?

Si lo que se pretende es evitar que éste sea un tema recurrente en el entorno blaugrana, nada mejor que coger el toro por los cuernos y resolver cuanto antes el asunto para tranquilidad de todos: aficionados y los propios jugadores. De nada sirve que el portavoz asegure que la directiva no está preocupada por el tema. Eso no tranquliza a nadie. Lo que el barcelonismo quiere oír es que Rosell ha conseguido garantizar la continuidad de Pep en el Barça. Y mientras eso no ocurra, no se podrán evitar las especulaciones ni que desde Madrid se froten las manos encarando un tema que permite dejar en un segundo plano la auténtica realidad del Barça, que tiene un equipo de película que es la admiración del mundo entero. Dice Toni Freixa, el portavoz, que el club no quiere “que la renovación de Guardiola se convierta en un tema de debate”. En sus manos está la solución. Renuévenle de una vez y se acabarán los debates. Es hora de que todos remen en la misma dirección y dejar de lado debates que no ayudan, pero eso no se soluciona pidiendo a los periodistas que dejen de hablar de tema, sino haciendo desaparecer el problema.

Hoy ha dicho Mauricio Pochettino que “firmaría mi renovación por el Espanyol en blanco“. ¿Es mucho pedir que Guardiola se exprese en términos similares mostrando así su compromiso con el club, su club de toda la vida?

¿Algún día nos explicarán por qué es tan difícil conseguir que Pep Guardiola acepte seguir de forma incondicional, sin pensárselo, sin analizar detalles, sin poner condiciones? ¿No están hechos el Barça para Pep y Pep para el Barça? Es hora de anteponer los intereses del club a los particulares. Primer el Barça.

 

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts