Domingo, 11 diciembre, 2016

El Madrid y su Primo Zumossol
El Madrid y su Primo Zumossol

El Madrid y su Primo Zumossol

Dices que el Madrid gana al Barça porque tiene tres Balones de Oro (Mourinho, Kaká y Cristiano Ronaldo) y el Barça sólo uno. Verdad. Lo que no dices es que ninguno de los tres ganó el trofeo vestido de blanco y que tu pataleta echando mano del Primo de Zumossol (ya que yo no puedo, que puedan otros) viene a indicar que a partir de ahora quienes deben preocupar al Barcelona son el Inter, el Milan y el Manchester United, los que ganan títulos y además fabrican Balones de Oro.

¿O crees que a Mourinho le han dado el Balón de Oro por su “magnífica” trayectoria en el Real Madrid, que incluye el 5-0 y el penoso empate en un campo en donde el Barça metió ocho? No te engañes, la gloria la consiguió Mourinho en el Inter. Como Kaká fue grande de rossonero y Cristiano Ronaldo disfrazado red devil. Esta afición por apoderaros de los éxitos de los demás dice muy poco de la grandeza de la que siempre presumió el madridismo y retrata a un club que se empequeñece día a día acomplejado por un rival que es mejor simplemente porque hace las cosas bien. Te veo, querido Roncero, eufórico porque la apuesta de Florentino con Mourinho ha sido un éxito. Sí, un éxito en el Inter, porque al paso que va, esa apuesta tiene toda la pinta de hacer buenos a Pellegrini y Juande Ramos, que dieron la cara ante el Barça hasta el final. Y no parece ser éste el caso del Madrid de Mourinho.

Me produce pena que al madridismo, a falta de un pedazo de gloria que echarse a la boca, no le quede más recurso que celebrar los triunfos pasados de los suyos en otros equipos. Os tenéis que conformar con eso y con el recuerdo de las noticias gloriosas del siglo pasado en el NODO y en blanco y negro. Hay que ponerse al día, amigo Roncero. España también fue un imperio en donde no se ponía el sol. Y ya ves lo que es ahora…

No te ha gustado que le den el Balón de Oro a Messi. Seguro que para ti fue más justo que se lo concedieran hace cuatro años al tuercebotas de Fabio Cannavaro, otro Balón de Oro fabricado en Italia y devaluado en el Bernabéu. Porque en cuestión de Balones de Oro el Madrid se comporta como un ave de rapiña: pilla todo lo que puede y luego no sabe rentabilizarlo. Y sobran los ejemplos: Ronaldo, Zidane, Figo, Owen, Cannavaro, Kaká, Cristiano Ronaldo. Siete Balones de Oro fichados por el Real Madrid echando mano del talonario y luego ninguno de ellos fue capaz de repetir vestido de blanco. O lo que es lo mismo, ninguno rindió en el Madrid al nivel de lo que se pagó por ellos. De hecho, para encontrar a un genuino Balón de Oro madridista hay que remontarse cincuenta años atrás a Alfredo Di Stéfano. Mientras tanto, el Barça se dedicó a fabricarlos: Johan Cruyff, Stoichkov, Ronaldo, Rivaldo, Figo, Ronaldinho, Messi… ¿No tenéis por ahí una fábrica? ¿A qué esperáis para fabricar Balones de Oro?

También me ha hecho mucha ilusión, querido Roncero, que consideres madridista a Iniesta. Así tendrás un motivo para disfrutar con los éxitos del Barça, aunque el chico disimula muy bien su secreto, especialmente cuando, en dos ocasiones, ha tenido que pararle los pies al chiquillo ese consentido al que adoráis en el Bernabéu.

Y no te lleves un mal rato por el resultado final del Balón de Oro. Al barcelonismo el tema del ganador le ha traído sin cuidado. Te lo aseguro. Messi, Xavi, Iniesta… ¿Qué más da? Los tres son de la cantera e igual de queridos. Aquí nadie se ha llevado ningún berrinche, empezando por los dos que no ganaron. Ellos saben mejor que nadie quién es el mejor futbolista del planeta. Con Mundial o sin Mundial. El juego de Messi, individual y colectivamente, brilla a un nivel que está por encima de los títulos que pueda lograr. Por cierto, no te oí queja alguna cuando en año de Eurocopa, con triunfo de España, se llevó el Balón de Oro ese portugués del Manchester United. ¿Ese año no lo mereció nadie de La Roja?

Y termino felicitándote por el grandísimo éxito del Real Madrid en el ranking del Balón de Oro: tres entre los diez primeros. Cristiano Ronaldo, sexto; Iker Casillas, séptimo; y Xabi Alonso –con trampas incluidas-, décimo. Está muy, pero qué muy bien. El Barça se ha tenido que conformar con el primero, el segundo, el tercero y el octavo. Es lo que hay, Roncero. El nuevo orden. Tienes que adaptarte a los tiempos que corren porque no se puede ir por la vida presumiendo de los éxitos del Inter. Quizá ha llegado el momento de asumir que ser segundos detrás del Barcelona es incluso un honor. Mejor eso que vivir del Primo Zumossol.

 

Ver: Opinión Tomás Roncero

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts