Sábado, 10 diciembre, 2016

Özil y CR7 hacen justicia ante el Atlético de Madrid (3-1)
Özil y CR7 hacen justicia ante el Atlético de Madrid (3-1)

Özil y CR7 hacen justicia ante el Atlético de Madrid (3-1)

Para el partido de ida de cuartos de final, José Mourinho apostó por su once de lujo. Sin más. Con el rebelde Lass en el banquillo, Khedira recuperó la titularidad en la medular y acompañó al cerebro Xabi Alonso. Mientras tanto, Sergio Ramos pasó al eje de la zaga con la lesión de Pepe y Arbeloa fue titular. En ataque, a cazar con el perro Benzema y el tridente que daba auténtico miedo: Di María, Özil y CR7.

Por su parte, Quique Sánchez Flores pareció no confiar en sus futbolistas más habituales, pues Juanfran fue titular apenas 24 horas después de llegar a la disciplina rojiblanca. Kun y Agüero se convertirían en el mayor peligro de los colchoneros.

El partido empezó con un ritmo frenético e intenso. La Copa prometía emociones fuertes y no defraudaba. A las primeras de cambio, el Atleti se adelantó en el luminoso gracias a un tanto de Forlán que contó con la colaboración del colegiado. La presión de Enrique Cerezo surtía efecto en el Santiago Bernabéu, ya que Mateu Lahoz se tragó un claro fuera de juego de Sergio Agüero. El uruguayo pescó el rechace tras el disparo del argentino, que se encontraba en posición incorrecta.

Pese a todo, el Real Madrid no se vino abajo y buscó la igualada con ímpetu y entusiasmo. Un Cristiano Ronaldo enchufadísimo se echaba el equipo a la espalda y, a base de filigranas y delicatessens, encendió los ánimos del Bernabéu. Errando ocasión tras ocasión, al final llegó el merecido premio tras un lanzamiento de esquina. Sergio Ramos saltó más que nadie en el segundo palo para cabecear y el esférico se coló entre los tres palos. No había transcurrido ni un cuarto de hora y la eliminatoria ya estaba igualada.

A partir de entonces, festival ofensivo del Real Madrid, que no acertó a rematar entre los tres palos. Además, un soberbio De Gea se convertía en el héroe de los suyos repeliendo todas las intentonas de los merengues. Y es que el arquero rojiblanco atajaba todos los fusiles de Cristiano. Mientras tanto, Karim Benzema se dormía en todos y cada uno de los rechaces y estaba ausente en un auténtico partidazo.

Pasaban los minutos y los hombres de Quique resistían como podían ante un equipo arrollador. Llegó el descanso y el luminoso reflejaba un injusto empate a uno. El segundo tiempo sería otra historia.

Y así fue. El ritmo decayó un poco en la segunda mitad, fruto del esfuerzo realizado en el primer acto. Un Atlético embotellado seguía a verlas venir, mientras que Mourinho planteaba alternativas para dar la vuelta al marcador. Entró Kaká en detrimento de un silbado Benzema. ¡Cuánto debe espabilar el francés! La entrada del carioca, no obstante, tampoco aportó soluciones al conjunto blanco.

Fue cuando los visitantes pusieron el susto en el cuerpo, después de un lanzamiento de Diego Forlán al poste, cuando apareció el mejor jugador del mundo. Özil se inventó un gran centro y Cristiano, ante la pájara defensiva de los rivales, pescó en boca de gol para hacer efectiva la remontada. Grandísimo CR7, que sigue con unos porcentajes anotadores espectaculares.

Sin embargo, aún quedaba lo más complicado: aumentar la renta en el marcador. El 2-1 era un resultado peligroso y engañoso para afrontar con garantías el encuentro de vuelta en el Calderón. Pero al final sí llegó el tercer tanto de los madridistas: Mesut Özil se aprovechó de un nuevo error defensivo de la defensa atlética y batió por bajo a De Gea. El germano hacía justicia a pocos segundos del final y dejaba hundido a un Atlético que mereció salir goleado del Bernabéu. El encuentro de vuelta dictará sentencia y los blancos no pueden relajarse.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts