Miércoles, 7 diciembre, 2016

¿Qué le esconden Rosell y Cruyff al socio del Barça?
¿Qué le esconden Rosell y Cruyff al socio del Barça?

¿Qué le esconden Rosell y Cruyff al socio del Barça?

En su artículo de hoy en El Periódico, titulado “Un equipo que vale milllones” -su eterna obsesión- el seleccionador catalán no pierde una línea para hablar del partido que la selección catalana juega esta semana frente a Honduras. Sí, en cambio, repite varias veces que él es uno de los responsables de este Super Barça. Ahora sí asume su participación en la construcción de este megaequipo. Incluso se arroga la decisión de traspasar a Eto´o, algo que tenía muy callado y que sólo suelta ahora, cuando se confirma el éxito de la decisión. Y curiosamente también hace suya la decisión de traspasar a Ibrahimovic, algo que cuesta creer teniendo en cuenta que se tomó ya en época de Sandro Rosell.

Lo cierto es que Johan Cruyff prosigue con su campaña de acoso y derribo contra el actual presidente, al que el otro día, en Catalunya Ràdio, le conminó a pagar lo que el Barça le debe. “No a mí, a los niños y necesitados“. Pues bien, de la misma manera que esta directiva apostó por informar al socio de todo cuanto acontece en el club, sería bueno que el socio conociera qué le debe exactamente a Cruyff, por qué Laporta no le pagó lo acordado y el contenido de un contrato firmado en nombre de los socios para favorecer un negocio privado recurriendo a su bolsillo.

Por un lado Johan Cruyff dice que no hace falta vender la camiseta porque este equipo ya da suficiente juego como para llenar las arcas del club. Y por otro lado va pidiendo dinero para su fundación. Es hora de que los socios conozcan la verdad. Es lo menos que puede exigírsele a una directiva que administra un dinero que no es suyo. Los propietarios del club tienen derecho a saber en qué se gastan su dinero los gestores que ha elegido en las urnas. Y tiene también derecho a cuestionar cualquier contrato firmado por anteriores dirigentes.

El asunto de la Fundación de Johan Cruyff presenta pocas luces y muchas sombras. En aras a la transparencia prometida y para dejar a salvo cualquier duda que pudiera surgir en torno a la honorabilidad de los nobles objetivos que puedan guiar a dicha fundación privada, nada mejor que enseñar los papeles. Si no hay nada que esconder, será lo mejor para todos. Y si no se enseñan, darán todos -unos y otros- motivos para pensar mal. ¿Qué le impide a Johan Cruyff acompañar sus peticiones diarias con información diáfana al socio? ¿Hay algo que esconder? ¿Si lo que le guían son nobles objetivos, por qué no explicarlo a los dueños del club, a los que financian las operaciones de su fundación? Sería muy bonito que lo explicara. ¿O sería mucho pedir?

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts